Comer carne… ¿bueno o malo para la salud?

Miércoles, 10 de Septiembre de 2014 18:00 TRENDY - Mitos Culinarios
Imprimir

Comer carne… ¿bueno o malo para la salud?

La polémica sobre el consumo de carne no es nueva. Esta disputa no es algo propio del vegetarianismo o el veganismo moderno. De hecho, la discusión ha tomado un rumbo independiente a estas concepciones filosóficas de vida.

Hoy en día, la ciencia discute sobre los costos y los beneficios que tiene el comer carne para nuestro organismo. Reconociendo sus beneficios y riesgos, los científicos han intentado romper con algunos mitos construidos alrededor de éste alimento.

El aporte graso

Algunos médicos y nutricionistas han sostenido que la carne, sobre todo la carne roja, tiene un elevado porcentaje de grasas saturadas, lo cual la convierte en un alimento de alto riesgo y por lo tanto se debe evitar.

Esto es cierto dado que todos los animales tienen grasa en su cuerpo, por lo tanto, sus productos derivados también. Ahora… ¿qué tan significativo es el aporte de grasas de la carne, respecto al de la leche, los quesos y demás productos derivados?

En principio, se sostiene que en los alimentos como la leche y los quesos, es posible deshacerse de casi la totalidad de la grasa que contienen, mientras que en la carne eso es muy difícil, dado que la grasa es intramuscular. Esto es cierto, en parte. A muchos tipos y cortes de carne es posible quitarles casi la totalidad de su contenido graso. A su vez, algunos tipos de queso son muy superiores a la carne en aporte graso.

El aporte de proteínas, vitaminas y minerales

El argumento preferido de sus defensores: la carne es la mejor fuente de proteínas. De nuevo, una verdad a medias. Además de la carne, podemos encontrar proteínas en otros alimentos que provienen del reino animal, así como en alimentos que provienen del reino vegetal como el brócoli, el maíz y las espinacas.

Además de las proteínas completas, la carne aporta una vitamina que no encontramos en ningún vegetal. Se trata de la vitamina B12, fundamental para prevenir enfermedades como la anemia. También aporta minerales como el zinc y el selenio.

Los riesgos de comer carne

Los riesgos asociados al consumo excesivo de carne han sido muy difundidos. Tienen que ver fundamentalmente con el aporte graso, antes mencionado, y la relación el con el desarrollo de enfermedades como la diabetes o el colesterol alto.

Se estima que el consumo saludable de carne oscila entre los 65 y los 100 gramos diarios, dependiendo de la edad y las necesidades energéticas de la persona. Además, no cualquier tipo de carne da lo mismo. Naturalmente, las carnes más grasas deben ser más controladas que las magras.

No obstante, el riesgo que implica el consumo excesivo de carne, es el mismo riesgo que implica el consumo excesivo de casi cualquier cosa. La clave está en una dieta balanceada, que combine correctamente diferentes fuentes de nutrientes en las cantidades necesarias, para cada persona.

La decisión más saludable

Si existiera una lista irrefutable de alimentos que debemos eliminar completamente de nuestra dieta, quizá encontraremos alguna forma específica de consumir carne. Por ejemplo carnes procesadas por demás o ciertas combinaciones de carne con otros alimentos muy grasos. Pero ciertamente no hay evidencia científica para ser tan drástico y decir que la carne es mala y la debemos evitar.

La carne no es mala. Por miles de años nuestro organismo a consumido carne y otros derivados de los animales, y no sólo los ha tolerado bien, sino que los necesita. La decisión correcta sobre el consumo de carne no pasa por eliminarla o mantenerla en nuestra dieta, sino en saber combinarla con otras fuentes de nutrientes.

Dicho así parece que la respuesta siempre es combinar bien los alimentos, balancear, moderarse. Parece que nadie pudiera arriesgarse mucho con una postura. Lo que sucede es que, justamente, en lo que hace a la dieta de las personas, la respuesta es evitar los extremos.

Personalmente confío en quienes sostienen que el consumo de carne no solo es beneficioso sino fundamental para los seres humanos. Quienes se privan de todo alimento que provenga de un animal, se están privando de nutrientes exclusivos que sólo algunos alimentos como la carne y la leche nos pueden dar. Así como quienes evitan todo tipo de vegetal, están resignando vitaminas y minerales también fundamentales.

De todas formas, creo que ninguno tiene más razón que el otro, cada uno tiene derecho a elegir qué comer o dejar de comer. Lo importante es que todos tengamos la información necesaria para tomar la decisión que creamos más acertada.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar