Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/d1023f4560b59b7d6859812bc90b1e35.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Amplitud compositiva

Miércoles, 25 de Diciembre de 2019 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/d1023f4560b59b7d6859812bc90b1e35.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Amplitud compositiva

No podía dejar pasar, en noviembre de 2016, la oportunidad para presenciar una actuación de la bailarina Irma Monterrubio, aunque fuera en el muy inapropiado Teatro de la Ciudad, entonces me enteré de la coreógrafa Laura Vera. Ella es la creadora de “Inés… o cómo el viento se lleva la tristeza”, una obra unipersonal muy diferente de cuantas le vi bailar como integrante de Aletheia, cuerpo escénico de México, compañía artística de danza contemporánea fundada por la bailarina y coreógrafa Bárbara Eugenia Alvarado Marín a raíz del telón final de Ballet Nacional de México realizado en Querétaro por su propia fundadora, la maestra emérita Guillermina Nicolasa Bravo Canales. Entonces mucho asombraba con la elasticidad, la vigorosidad y plasticidad de su desempeño técnico que proyectaba intensamente una amplia sensibilidad dramática. Aunado a lo anterior estaba, y permanece felizmente, su singular gracia y belleza. Poco me importaba qué bailara ni quien lo firmara, me incomodaba el teatro: su cajota escénica y la inmensidad de la platea tan carente de isóptica. Por las características apuntadas me sorprendía la posibilidad de que Irma cumpliera con una función cercana a la hora de duración: la demanda y esfuerzo físico se antojaba descomunal. “Inés…” tiene mucho trabajo en piso, en menor preponderancia sin desplazamientos y con expresión dancística en un mismo punto. Irma comunicó una intensa diversidad emocional. ¿Cómo coincidieron? ¿Quién buscó a quién? Lo ignoro, pero sí recuerdo que alrededor de los veinticinco años la bailarina buscaba quien compusiera para ella.

El nombre de Laura Vera quedó registrado en la memoria, no su imagen. Entendí que le había montado “Inés…” a Monterrubio en Oaxaca, capital de su estado natal, al sureste del país. Con la solemnidad que la caracteriza en los momentos serios o que ella hace solemnemente serios, la maestra Teresa Ruiz Martínez, del grupo artístico Vestigium, me anunció, como codiciable logro, la presencia de Vera en la FBA-UAQ para coreografiar la función con que se graduaría la generación saliente de danza contemporánea. Por fin conocí el CAAC de la UNAM, en Juriquilla, y me pareció un teatro tan apropiado para apreciar la danza como el Metropolitano en esa ciudad fantasma que existió en la hiperbólica retórica del gobernador Francisco Garrido Patrón y su muy cacareada Ciudad de las Artes. También conocí a Laura Vera, quien no transmite la vitalidad y la energía de sus composiciones, sino más bien esa apacible, quizá engañosa, templanza emotiva sureña. No obstante, también una minuciosa exigencia perfeccionista, como esa lluvia que no moja pero empapa. No recuerdo que una función de graduación de la FBA-UAQ me haya resultado particularmente grata o estimable, digamos que son muchos los llamados y muy pocos los escogidos. Quizá por esto las he frecuentado poco, entrando en un círculo vicioso. Quizá los, generalmente las, ejecutantes que han dejado huella llegue a la media docena y así continúe la mitad. “Antes del vuelo”, en mayo de 2019, se correspondió con el anterior comentario o señalamiento en su inicio, especialmente, con un desempeño solista de un bailarín sentado de espaldas al público, abajo y a la izquierda del proscenio focalizado con un haz circular. Brilla tanto su desarrollo corporal como la expresividad que realiza con las contorsiones. A lo largo de la actuación colectiva, en la que hay una briosa y congruente continuidad, suceden vigorosos que dramatizan una situación culminante para descender a un momento de apagamiento, sosiego o pausa correspondiente a la terminación del, o de un, vuelo. De cualquier manera la pujanza musical que firma Eduardo Farrés deja al espectador envuelto en una arrebatadora espiral ascendente. Quizá no sea exagerado rematar que: se hizo lo posible con el material disponible, sin desatender las personalidades con capacidades solistas. karmen1

Posiblemente lo contrario para “Kar-men”, en el XVI Foro Experimental Coreográfico presentado por el Centro Nacional de Danza Contemporánea en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, bajo la dirección artística de Alexis Méndez, egresado en junio de 2019 del CNDC, institución formativa a nivel licenciatura, de donde la coreógrafa invitada podría haber seleccionado a los seis ejecutantes que intervienen en la obra en proceso, versionando la ópera “Carmen”, de Georges Bizet. Durante todo el desarrollo del drama priva el colorido que se aúna a la viveza musical, para, con el diseño que conocemos como aflamencado del vestuario, dar la ambientación castiza. Vemos los pasajes más característicos de la ópera, los intensos momentos de disputa y confrontación femeninos; el clímax dramático taurino. No prescinde, acertadamente, de las castañuelas y las palmas, y el bravío acompañamiento vocal, con la sorpresiva novedad culminante de un canto de soprano presentado con fononimia masculina con gestualidad femenina. La traducción alegórica de tal final, queda, por lo pronto, ampliamente abierta, al menos durante el ‘process’ de este ‘work’. La amplitud compositiva y capacidad explorativa de Laura Vera no deja ver una frontera.

 

{gallery}galerias/espectador261219{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Amparo escénico

Amparo escénico
Dudo que “La ley / Amparo” habría existido si antes no lo hubiera hecho “Necrópolis Cabaret”. Ambos trabajos comparten una característica muy definitoria: la acidez humorística para señalar nuestras lacras, perversiones, y simulaciones sociales siempre burlando y llevándole u

Rescoldos escenico arquelogicos

Rescoldos escenico arquelogicos
Como sino del título de la obra, el montaje de Quemar las naves se ha ido consumiendo en cada reposición que le he conocido. Esperanzado en su vuelta al foro de su estreno, en el Museo de la Ciudad de Querétaro, lo vi nuevamente programado 22 y 23 de julio dentro del Encuentro Transdisc

Soliviantamiento

Soliviantamiento
¿Es posible que la actuación supere lo actuado y resulte plausible tal desbalance en el desempeño escénico? Es decir, que el cómo supere al qué y no me estorbe pasar inopinadamente por alto al segundo, ni reclamarlo por su manida reiteración, o porque precisamente la inutilidad de

Curveados

Curveados
Muy grata la primera función de teatro que he presenciado en 2015: Curva peligrosa, de Edeberto Galindo, por parte del novel grupo Artes Parlantes, en el auditorio del Museo de la Ciudad de Querétaro el domingo 25 de enero. En abril de 2011 Manuel Puente Villa, con ene montajes muy acert

Don Juan sotanero

Don Juan sotanero
De la época próxima a “La telecomedia de Manolo Fábregas” me prendió “Don Juan Tenorio” con «¡Cuán gritan esos malditos! / Pero, ¡mal rayo me parta si en concluyendo esta carta no pagan caros sus gritos!» (Apunto el parlamento en verso como lo escucho, no necesariamente co

MAS QUE VER

Demuestran que NO existen los “Agujeros Negros”

Mediante la fusión de dos teorías aparentemente contradictorias, la investigadora Laura

Leer más
¿Por qué el queso suizo tiene agujeros?

  Después de cien años de estudios, los científicos suizos finalmente han logrado r

Leer más
Genios mexicanos inspiran al mundo del cine

La impresionante historia de los cuatro estudiantes mexicanos sin documentos que superaron

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?