Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/bf5d3972f1997cb65b0ed1ff2f1bff5b.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

La antigüita de 2015

Miércoles, 09 de Enero de 2019 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/bf5d3972f1997cb65b0ed1ff2f1bff5b.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

La antigüita de 2015

Probablemente presencié una puesta en escena en proceso, aunque no me extrañaría que el director Jean-Paul Carstensen dijera que cada función es un proceso, en este caso única, el viernes 14 de diciembre, de “Sarah Josepha”, de Luis Iván Santillán Ortega, en El Jacalón de la FBA-UAQ. No supongo lo primero meramente por la invitación posfunción a un intercambio de reflexiones y puntos de vista con los espectadores, sino por el libreto en mano de la intérprete del personaje protagónico, o sea, Roja Ibarra como Sarah Josepha, igualmente su amiga y confidente Alba encarnada por Daniela Salas. También me pareció exploración la representación con tres lados o frentes, que en términos generales no veo como una opción afortunada en ese afán de proximidad con el público: es muy difícil no presentar al espectador un punto ciego, o concretamente la espalda mientras sucede una acción que queda invisible, y entonces el seguimiento es interrumpido, o a intervalos. Influye en mi apreciación el recuerdo de la ‘lectura dramatizada’ presenciada el 14 de julio de 2015, inaugurando el XIII Festival de la Joven Dramaturgia como obra ganadora del premio nacional Manuel Herrera Castañeda, en el escenario sede del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, con la dirección también de Carstensen. Entonces todo sucedió constantemente frente al espectador. La intensidad temática y su descripción por parte del dramaturgo son suficientemente fuertes y claras para requerir o justificar la intimidad del teatro de cámara. Por otra parte, en Querétaro, donde afloran espacios alternativos cual hongos, sinnúmero de montajes son teatro de cámara, llegando al punto de intercambiar espacios, más los actores con los espectadores que viceversa, casi como una moda más que como una justificación o necesidad dramática. sarah1

En un trastrocamiento o inversión de situaciones, entonces ‘las malditas’ me parecieron muy evolucionadas o maduritas, existencialmente, en comparación con la presencia y el comportamiento muy de chavita por parte de Sarah: un tanto la preadolescente aferrada a la infancia, rodeada de contemporáneas adolescentes deseosas de intrepidez y audacia juvenil trasgresora. Ahora las adolescentes destramposas se empeñan en enredar a quien pasa flotando por la adolescencia instalada en una nube de fantasía amorosa, inmersa en el autoengaño. Aquellas disruptoras, además de fastidiar a Sarah por estar fuera de su círculo, se ocupaban y se empeñaban en contrariar ‘la corrección’, con cierta influencia mediática. Estas maloras concentran su desfogue de malditas en agarrar de su puerquito a Sarah. Entonces la gama temática de las contemporáneas de Sarah era más compleja y diversa, consecuentemente su retrato era más profundo y completo, su justificación dramática no se circunscribía al antagonismo con el personaje protagónico. En la versión 2018 Mireya, Erendira, y Wendy no tienen razón de ser sin su ‘punching bag’. La de tres años atrás transportaba mayormente la riqueza y complejidad temática propuesta por el dramaturgo, digamos dos facetas opuestas de la adolescencia femenil desde una época y un segmento social con acertadas posibilidades de universalidad. El tan determinante tránsito y trance de la infancia-adolescencia, adolescencia, adolescencia-juventud de la mujer que puede estar en la casa de mi hermano o en la del vecino de enfrente, aguardando el autobús o detrás de un mostrador, o preparándose para no quedar fuera del próximo ciclo escolar. Vistos ambos elencos, las posibilidades interpretativas cumplirían con cualquier demanda, el quid está en el traslado temático del texto al foro, en manos de un creativo muy probado. Ojalá y fuera reglamentaria la obligación para toda puesta en escena con invitación al público en este recinto universitario, la entrega de un programa de mano, preferentemente con una sinopsis o una declaración de intenciones por parte de quien se presenta. En enero todavía cabe la subscripción de buenos propósitos.

Nota.- Que está agotado el tomo “Sarah Josepha (si tuviera el valor)” de la serie Dramaturgia que publica el Fondo Editorial del gobierno del estado de Querétaro. ¡Un libro de dramaturgia agotado! Algo apesta en Dinamarca. 

 

{gallery}galerias/espectador100119{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Vulnerabilidad entretejida

Vulnerabilidad entretejida
Viven el progreso y la vanguardia una incontestable polifonía de pulsiones, una encrucijada ideológica en un momento de radicalidades sociales militadas por transeúntes vistos como enjambres, por masas obreras desarmando un modelo centenario de orden concertante. La intimidad particular

Sentir para gozar

Sentir para gozar
Una falla permitió ver que el espectáculo no empezó donde debía, sino donde quedó cuando la deficiencia ocurrió. Desapareció la luz de la sala tras la tercera llamada y entró la iluminación dispuesta para la representación. En una formación que no es en fila ni en columna, lenta

Una Zona de Danza

Una Zona de Danza
El precedente pesa, máxime cuando ha sido bien hecho. Tal ha sido el caso con la segunda edición de “Zona D” dentro del “130 EITAI”, pues fueron programados en el foro del Museo de la Ciudad Ulises Rangel, Abil Meneses, Bárbara Alvarado y Lariza Reyes. Al primero poco se le ve e

Confusion del amor con humor

Confusion del amor con humor
Y a la tercera función la multitud seguía arremolinada en la taquilla para presenciar “Eva’s” en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro el lunes 30 de marzo. Pensé que el domingo a media tarde cualquiera está como víbora haciendo la digestión de una opípara tragazón, y

Políticamente teatral

Políticamente teatral
La inmediatez y la velocidad de las redes sociales y otros recursos informáticos resultan insuficientes para denostar a los personajes que se desempeñan en la administración pública mexicana. Sus desatinos y dislates siempre llevan la delantera. Tomar sus declaraciones en sentido inver

Retratados por los enredos

Retratados por los enredos
Cuántas mezquindades y vilezas afloran en torno a un moribundo cuyo encefalograma permanece tan plano, o casi, como el papel en que se registra, o da cuenta, de la inactividad cerebral del interfecto, máxime si es condición de hospitalizado, y sin embargo nos divertimos gracias al medid

MAS QUE VER

Luis Barragán ahora es un diamante

A pesar de haber muerto en 1988, Luis Barragán, uno de los arquitectos mexicanos más imp

Leer más
Kermit Tesoro: calzado un poco “torcido”

  Zapatos "difíciles", como el diseño de calamar presentado en la cabeza de este art

Leer más
La derrota de España ante Holanda segun la ciencia

Seguramente, muchos se sorprendieron al conocer el resultado del partido España contra Ho

15-06-2014
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?