Error
  • unable to open image `/home/razacom/public_html/cache/preview/7af72c96281598c704ca8279f7d6703f.jpg': Disk quota exceeded @ error/blob.c/OpenBlob/2882

La vida atemporal de la muerte

Miércoles, 23 de Mayo de 2018 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
unable to open image `/home/razacom/public_html/cache/preview/7af72c96281598c704ca8279f7d6703f.jpg': Disk quota exceeded @ error/blob.c/OpenBlob/2882

La vida atemporal de la muerte

Dejamos de contar el tiempo cuando el tiempo deja de contar para nosotros, ni en horas, ni en días, ni en años porque ya estamos en la eternidad, donde pretérito y futuro, copretérito y pluscuamperfecto convergen en presente continuo, y el subjuntivo ya-pa’qué. No sabemos si David y Julián, Diana y Julieta viven muertos para ver morir alternadamente a uno de ellos durante la trama representada cada viernes, en el auditorio de la Casa de la Cultura ‘Dr Ignacio Mena Rosales’, según la concepción de Fraktal Compañía Teatral, bajo las direcciones escénicas de Lesly Cobos para cuando las interpretaciones masculinas y Eduardo Gallegos para cuando las femeninas. Se nos presentan en estado difunto y en retrospección nos enteramos de lo sucedió para que terminaran en la situación en que ya se encuentran. eternidad1

Es en la eternidad donde sucede, donde se encuentra el tiempo sin cuenta, sin orden, ni secuencia, ni progresión exactamente cronológica, de tal manera que no sabemos si David (E. Gallegos), y en su turno Diana (L. Cobos), está muerto o vivo cuando empieza a platicar --¿diálogo interior?--, narrar o recordar lo vivido o por vivir. En este transcurso mental sustanciado por quien se explaye, deja fluir memoriosamente vivencias infantiles, fraternales y filiales; amorosas… todas ellas en clave de negatividad o maldad: el abuso por la potestad del poder derivado de la ascendencia mediante la primogenitura y la paternidad, según el caso; la traición de la confianza y de la fidelidad quebrantando lazos y relaciones amistosas y las románticas, con las correspondientes reivindicaciones, sin importar que sea a través de la prostitución del propósito original de los conocimientos y formación profesional, como valerse de la Química para el calculado y meditado envenenamiento contundente.

Vi en el ente (Marcela Bautista) el mantenimiento y reforzamiento de la atemporalidad de la eternidad con su presencia ausente a fuerza de carecer de una forma identificable con una definición. Igual intención cumpliría la irrelevancia del género para transitar por la misma trama, apenas con variantes prescindibles como la pelota con los niños y la muñeca con las niñas. Ambas parejas podían aparecer con el primer juguete, variando el juego, y no ‘volear’ a la Barbie, acción un tanto desencajada, fuera de lugar. eternidad2

El inducir y dejar el pensamiento en la disquisición arriba expuesta a partir de la metafórica sugerencia del se-acabó, del ya-no-hay-nada, enunciando la eternidad para dentro de ésta darnos una trama cotidiana, me parece el mérito dramatúrgico a destacar en esta propuesta osada y arriesgada de Fraktal, porque en el intento sería muy fácil caer en un enredijo sin pies ni cabeza al amparo de la temporalidad sin cuenta que supuestamente tendríamos en la eternidad. En una conjetura, más bien con calidad de calentura, y dadas las dos condiciones siguientes: no se apunta, o no escuché, una autoría dramatúrgica de “En la eternidad”, y la presencia de Julio Morales. Me parece que hay una reiteración, con riesgo de fijación, de una infancia trasgredida, violada, con refugio en la sublimación de la imaginería, pues veo asomarse temáticamente el meollo de “El conjuro”, cuyas autoría y dirección escénica firma J. Morales. Lo apunto por el agotamiento y estancamiento que esto pudiera representar. Que en la recordación de vida tan joven, a un par de años de haber egresado de la licenciatura, priven los momentos lastimosos de la infancia, en especial la agresión carnal, serían materia de un diagnóstico o apreciación más amplio en el que obligadamente estaría imbricado el entorno que nos habita, no que habitamos.

 

{gallery}galerias/espectador240518{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Muchos ganadores

Muchos ganadores
Empezó a crecer antes de nacer, del 24 y 25 de octubre se extendió al miércoles 26. La aglomeración ocupó los dos pasillos de la butaquería en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro desde el primer día del Tercer Concurso de Coreografía dentro de la IX Convivencia Estudiantil

Una alegoría existencial a mediovestir

Una alegoría existencial a mediovestir
Solemos idealizar un concepto, una actividad, una persona que nos lleva a tirar en la vida. Paradójica y hasta contradictoriamente podríamos terminar sometidos e incluso sojuzgados a tal idealización. A este pensamiento y reflexión me ha llevado el haber presenciado “Dresser”, del

Un crecimiento para el Cuerpo Creador

Un crecimiento para el Cuerpo Creador
Al cuadrilátero erigido en el Centro Cultural La vía desde su debut le he visto inspiración y vocación en las artes marciales más que en las escénicas, y el sábado 27 de octubre el programa “Cuerpo Creador” me reafirmó en esta apreciación y convicción. Consecuentemente quien

Fulgores de alegría y decepción

Fulgores de alegría y decepción
Algarabía y degradación son dos sencillas situaciones perfectamente contrastables que se encuentran claramente en la estructura dramática de “Salón calavera”, de Alejandro Aura. El acierto de agradabilidad por parte de Román García con los Cómicos de la Legua está principalment

Tension sobre ensueño

Tension sobre ensueño
¿De dónde me conocerá esta risueña joven de ojotes casi glaucos? Bueno, en la recepción-taquilla le toca sonreírle publicitariamente a cualquiera. Con seguridad me ha de estar confundiendo… no tendría razón para identificarme con la familiaridad y el reconocimiento que trasluce.

ELLOS POR ELLAS; ¿cuál justificación?

ELLOS POR ELLAS; ¿cuál justificación?
«─Todo lo que pones en el escenario debe estar justificado─», me dijo un maestro y director escénico en una plática o se lo escuché en una conferencia; dicho de otra manera, nada en la escena puede ser gratuito. Esta afirmación, quizá con calidad de postulado o principio y a la

MAS QUE VER

Cumple 110 años fumando y tomando whisky

Según el británico Ralph Tarrant, de 110 años de edad,  el secreto de una larga vi

Leer más
El absurdo como definición

Este ESPECTADOR entregó cuarenta y nueve colaboraciones en 2014 para dar cuenta del teatr

Leer más
2016, su segundo más y su afectación al internet

Si muchos ya están desesperados por que el 2016 termine, los científicos tienen malas no

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?