Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/a79ee247d54400f82df7ae414288c364.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

De tramas y caracterizaciones

Miércoles, 23 de Agosto de 2017 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/a79ee247d54400f82df7ae414288c364.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

De tramas y caracterizaciones

Hay admiración previa por su belleza, gracia, simpatía y capacidad histriónica a partir apenas de dos actuaciones. En otras tantas, sus participaciones secundarias, por tal las paso por alto. Tan apreciables prendas de Marianne Atilano Molinar no resultan las idóneas para darle, sobre todo, presencia a “Ágatha”, inspirada en El Amante, de Margarithe Dura. Demasiada vida para tan poca edad. De acuerdo con la trama que conocemos en un teatrino alterno del Mesón de los Cómicos de la Legua, Ágatha, entre lances románticos, ha formado una familia y se encuentra divorciada quizá no recientemente. Su apariencia juvenil no resulta compaginable con tal envergadura de vivencias. Sobre todo por la peculiaridad de esta experiencia: permisiva, licenciosa, desenfadada, provocativa en materia romántica y amorosa entre un hermano y una hermana. La muy joven presencia de Ágatha me sugirió, conforme avanzaba la trama y la licenciosidad de la mutua apetencia, que el par de hermanos, como adultos, estarían retomado, a manera de rememoración, aquella temprana amorosidad que incluso contó, más que con la anuencia y complicidad, la animosidad materna. agatha1

Si Ágatha tuviera una presencia más de mujer y menos de jovencita, el desenfado sugeriría más cínica desvergüenza que osada travesura. Pero el final de “Ágatha” no permite funcionar el entendimiento apuntado, que por otra parte es ajeno a la intención del texto que apunta más hacia la recreación de un ambiente despreocupadamente libertino, inopinadamente trasgresor de cualquier convención que prevenga el disfrute del galanteo sensual, y de ser posible sibarita. Estas apreciaciones son sumamente subjetivas, empeoradas con una terrible divagación imaginativa, que de venirles al texto y al montaje de Arteatral, entonces cabría la demanda de la proyección de una experiencia de vida que no alcanza a apreciarse del todo. Muy meritorio que, careciendo el texto dramático de un momento climático, Marianne Atilano e Iván R. Vega mantengan una baja tensión capaz de captar y sostener una atención expectante: ¿Qué hará cuando ella finalmente se vaya? Pero no nada más no emprende el viaje tan avisado y anunciado, sino que, a punto de cruzar la puerta, da marcha atrás para meterse en la recámara que tanto han conocido. ¿Travesura, desvergüenza, o ambas cosas?

La audacia y la intrepidez del personaje desenfrenado y atravesado no cesan de trasminarse y contagiarse hacia directores e intérpretes. Los más recientes que no se han retraído al reto plantado por Gerardo Mancebo del Castillo Trejo han sido la maestra Teresa Patlán Torres y seis alumnos de la FBA. No obstante el precedente muy inmediato de un notablemente creativo y acertado montaje de “La capitana Gazpacho” por parte del experimentado maestro Guillermo Smythe con La Gaviota Teatro, grupo artístico que no interrumpe su envidiable continuidad en el escenario dentro y fuera de Querétaro, Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro, ha abordado la obra del dramaturgo queretano con recursos de producción notoriamente modestos y sospechosamente personales. Mucho se equilibra la posible comparación apreciando la atinada selección del elenco, sin pasar por alto que el tino de las caracterizaciones se alcanza con un aparente mínimo de elaboración, pero un máximo de interpretación. agatha2

Las exageraciones fársicas ocasionan gran divertimiento, aparte de suscitar otras emociones y sensaciones, por ejemplo la ternura por parte de Mina con su ilusionada inocencia que navega en el extravío de la fantasía y Honorosa con su exasperante sumisa fidelidad al borde del sacrificio nugatorio. Ante la capitana uno se pregunta ¿quién para a esta entrona?, no por otra razón sino porque va al precipicio geográfico y marítimo contrariando las racionales observaciones del navegante Catalino impedido, subordinadamente, a enderezar el rumbo. Otro es el abismo social con la trasgresión de convenciones morales, por ejemplo poniendo sus enfebrecidos afanes amorosos y concupiscentes en otra mujer, además forzándola y violentándola hacia el adulterio.

Aunque claramente el personaje del título lleva el protagónico, ni siquiera Catalino como personaje secundario aparece cual satélite necesitado del astro para tener una exacta vida propia. Se atina en privilegiar la personalidad y el carácter de los personajes con los cuales casan muy bien las presencias y los desempeños de los intérpretes. El entreveramiento de las tres tramas corre congruentemente, sin forzamiento de un ensamblado de segmentos. Sin embargo la explosión final no vi que cuajara del todo, como si hubiera faltado el ¡barroommm! de tira cómica que nos dejara flotando en un azufroso vacío.

 

{gallery}galerias/espectador240817{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Una alegoría existencial a mediovestir

Una alegoría existencial a mediovestir
Solemos idealizar un concepto, una actividad, una persona que nos lleva a tirar en la vida. Paradójica y hasta contradictoriamente podríamos terminar sometidos e incluso sojuzgados a tal idealización. A este pensamiento y reflexión me ha llevado el haber presenciado “Dresser”, del

El trazo del principio

El trazo del principio
¿Se suicidó?, ¿apuntó mal? Ahí, Marce, ahí córtala. No metió ahí el final. La tuvo y la dejó pasar: la vuelta de tuerca que hubiera amarrado tan bien con el inicio, y relegado a la irrelevancia tanto lugar común de “Eternamente”, en el ‘Esperanza Cabrera’, el viernes 11

Cerronazo

Cerronazo
  Sorprenden los artistas queretanos escénicos de teatro y danza. No recuerdo que hubieran cerrado un año con tanto ímpetu, riqueza, calidad y diversidad. Apenas me apoyo en dos terminaciones de temporada de Arteatral y en la cartelera de la compañía Imaginartes para este aserto

Responsabilidad de lucha

Responsabilidad de lucha
“Debiera haber obispas”, de Rafael Solana, es una de las dos dramaturgias que deseé ver puestas apenas terminé de leerla, casi como prosa, estorbándome muy poco las acotaciones. A lo largo de la trama me fui entusiasmando con el desenvolvimiento de Matea, así que lamenté muchísim

La herencia secular de Calderon

La herencia secular de Calderon
No me salí por pena pero me costó mucho trabajo no dormirme, me comentó un amigo, que se ocupa de la denuncia social mediante el periodismo hablado y escrito, de esos con quien se puede discrepar y aprender, de esos fiables en sus compromisos, con quien nunca he coincidido en ninguna fu

Violencia escénica por y contra ellas

Violencia escénica por y contra ellas
La sociopatía de la violencia con la mujer como víctima, principalmente, pero también como victimaria, ocupa destacadamente el escenario queretano, el teatral, aunque el femenicidio y el rapto tan extendido, según dan cuenta denuncias y noticias, haga un entreveramiento de escenarios,

MAS QUE VER

ELLOS POR ELLAS; ¿cuál justificación?

«─Todo lo que pones en el escenario debe estar justificado─», me dijo un maestro y d

Leer más
Playmobil, la película, inicia su producción

  Ha comenzado de manera oficial la producción de la que conoceremos como “Playmobi

29-09-2015
Leer más
Revelan la primera imagen oficial de “La MOLE”

Empire publica imágenes exclusivas de la nueva cinta “Los Cuatro Fantásticos”, en un

09-04-2015
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?