Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/74fa122ce6ea7ff05679bbf51d56b9fe.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Apuntes en contingencia

Miércoles, 25 de Marzo de 2020 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/74fa122ce6ea7ff05679bbf51d56b9fe.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Apuntes en contingencia

Encuarentenado doy cuenta del lapso dominical marciano del 8 al 15 cual reminiscencia que acrecienta la añoranza según se agudiza la imposición del confinamiento: el sumergirse en la privacidad. El grupo Heptamorfos promocionó sus funciones de “¿Por qué los perros se huelen la cola?” en el Sótano Teatro, con Otto y Max acompañados por cuatro nuevos perros y pensé que el ensamble artístico estaría incursionando en una saga, sobre todo porque, aunque caracterizadas, adiviné las posibles participaciones de Loreleit Cervantes y Sara Aimée, dos actrices que he apreciado atinadas y muy convincentes. Me engañé. contingencia1

La pareja inicial que conocí debutante en el auditorio Esperanza Cabrera continúa dándonos aleccionadora respuesta de comprensiva convivencia a través de la humano-canina a la pregunta del título, aunque esta vez Otto se vio forzado a atender imprevistas e inoportunas molestias con su oreja izquierda —siempre tan rebelde por antonomasia— que se resistía a acompañarlo, en guion aparte no escrito menos ensayado. La novedad es que ahora la pareja de músicos —guitarrista y baterista— también aparecen caninamente caracterizados. Además aparece una graciosa dálmata que apoya la función. La actriz-cantante S. Aimée nada más apareció en la imagen promocional propiciando mi ilusionado y expectante chasco, muy bien logrado porque ambas perras —¡uuf qué disonante!— lucen muy simpáticas.

El miércoles 11 fue de doble exitosa función por parte de Atabal Teatro con “Necrópolis Cabaret” en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro. Acudí con la aprensiva morbosa curiosidad de qué clase de programa parchado o remendado estaría preparando la compañía fundada y encabezada por la actriz Ana Bertha Cruces Dorantes para cumplir con el compromiso de presentarse en Curitiba, pues las actrices Abigail Contreras Favila y Martha Salazar Navarro habían avisado mediante sus perfiles en Facebook que no acudirían al festival internacional brasileño, descontando así a los personajes de la antojadiza monja erótica Sor Iana y la violentada niña Nadine, respectivamente. Martín quedaba doblemente colgado con la dudosa concurrencia del actor Fabián Verdín. Supuse que la presencia de Vercueraz estaba asegurada, pues estaba avisado el regreso de la actriz Mar Torres. La única segura era la malhadada hostess y modelo tramposamente exportada Concha, ya que la actriz Lucero Sinecio Martínez así dejaba entendido con su promoción y comunicación ciberpersonal: —¡Mamá, voy a actuar en Brasil!—. contingencia2

No me pasó por la mente recordar a Ratatá. Quedé gratamente impresionado por más que partida quíntuple. La compositora, cantante y actriz Mapo, o sea, Mariana Vega, superándose como la rata carroñera que canta, baila tap, toca la guitarra, acompaña sonoramente a Cuerveraz y la atempera en sus desbordados arranques discursivos; el machucamiento de su rabo no deja de granjearse hilaridad. Esta sensual y exacerbada presentadora estrenó intérprete con Monserrat Ángeles Peralta, también directora escénica del programa, con un tono más sublevado en contra la apatía de la gente, del público. Entonces Mar Torres estrenó personaje en el cabaret, un tanto alejado de la necrópolis, pero sumamente gracioso, con un humor irónico suavemente punzante y reprochador de la atención desconsiderada hacia los relegados ancianos. Aquí no hay cadáver que lamentar, menos pendiente de sepultura, como en el caso de Sor Juana y Concha. Contra mi pesimismo la monja como fetiche erótico no pierde e incluso gana un poco con la pérdida del nombre original un tanto forzado, sobre todo en su pronunciación y su trascendencia tan focalizada. Quizá he visto a A. Contreras F. en media docena de desempeños cómicos y los logra con mucha gracia y picardía, con una gozosa frescura proyectada, convidada cual invitación inexcusable. Pero la monja en el reparto de “Necrópolis Cabaret” con la interpretación de A.B. Cruces mucho da a la comparación pues es exactamente el texto creado por Contreras, con excepción del nombre. No sé si a fuerza de verlo, pero fuera de la comicidad, esta vez me resultó más clara la hondura social de su argumento. La denuncia, el reproche y el reclamo hacia el tratamiento agresivo del cuerpo de la mujer; la disposición de éste como si ella no existiera, o peor aún, sin que ella importe. Cuando conocí a Concha en el Sótano Teatro me pareció que había entrado a “Necrópolis Cabaret” para detener la reducción de la duración del programa por la salida del periodista y el personaje transexual. Pero en esta ocasión la realidad escénica proyectada por L. Sinecio M. estuvo rotundamente convincente, con una ironía más sarcás y punzante. Al final el aplausómetro popular, con una asistencia que colmó el graderío, en dos rondas, no me pareció que señalara claramente un vencedor entre los tres personajes.

Al salir de la primera función la fila para la segunda crecía y crecía sin dejar de hacerlo hasta las 20:00 horas, cuando pasé al teatrino del Patio Morisco para conocer el “Ritratto”, la nueva producción unipersonal de Per Sonare, o sea, Bernardo Lira, quien tanto triunfara con “Perdón para mi barrio” con la dirección de Uriel Bravo. Me costó trabajo mantener la atención en el relato, que no trama, de esta propuesta. Es más, por momentos me cabeceé. Fuera de un atrezzo con pretensiones de caballete, poco o nada crea el ambiente del estudio de un pintor o retratista, salvo el cambio aparente de lápices y carboncillos mientras charla y retrata la imagen de una espontánea preparada. contingencia3

Mi referente para esta ambientación, fílmico o gráfico, lo constituyen las imágenes de Vincent van Gogh, Paul Gauguin, Pablo Picasso, por lo menos. Nada en la presencia de Giacomo lo instala en el ámbito de la pintura ni las artes plásticas: ropa manchada, manos sucias, aunque pueda ser tachado de un estereotipo. Una cobertura en la cabeza, similar a un balón desinflado, que no culmina ni en gorra ni cachucha y que Giacomo no termina de quitarse ni ponerse distrae inútilmente. Hay dos momentos con posibilidades climáticas muy desaprovechados: la confrontación de ‘lo artístico’ con ‘lo burocrático-cultural’, y la culminación del retrato, ¡increíblemente expuesto post-función! Así la charla transcurre como un aperitivo atinadamente salpicado de contradicciones humorísticas, aun con manidos chistes a costa de la propia fisonomía, algunas convenientemente apoyadas con cantos alegremente musicalizados e interpretados. A media función cabe preguntar: ¿a dónde va este charlismo?

De otra manera también “Bovary”, de Juan Carlos Franco, a partir de “Madame Bovary” de Gustave Flaubert, me dejó intrigado por la trama que poco pude deducir y menos seguir, aunque pintaba para una pero para enterados, y locales, y teatrófilos frecuentes, casi que seguidores de la actriz Cointa Galindo en un arranque de un teatro dentro del teatro, tan arriesgado para su recepción y seguimiento. Apenas empezó a entrar la larga fila y presurosa cruzó el patio-vestíbulo C. Galindo cargando en la espalda una abultada mochila —como habitualmente los teatreros traen a lomo sus pertenencias cual mochilero en perpetua errancia—, con la expresión muy concentrada, abstraída, murmurando algo. En el foro, dentro del trazo y espacio escénico, la observé, cual si estuviera en un camerino, cambiar su vestimenta de calle —playera, cortos y tenis— por la del personaje —pantis negras caladas, zapatillas de tacón elevado, etcétera. El peinado de época ya lo traía hecho—, repitiendo sus líneas. En el programa de mano los tres intérpretes tienen doble crédito, también por la creación dramática, sin estar apuntados sus correspondientes personajes, aunque al principio Ema Bovary rechaza el avance galante del tuteo reclamando el «Madame Bovary». contingencia4

En tramos de diferentes discursos entreví el cuestionamiento de la metáfora como recurso de comunicación para las relaciones humanas y la interpretación. Esto, más el par de peculiaridades previas me dejó la idea de que estaríamos viendo a los actores precisamente en tales personajes cuestionando, desde la contemporaneidad, el conflicto de los personajes flaubertianos. Pero esta deducción —quizá afectación contingente del confinamiento— fue para encontrarle sentido a tanto discurso que difícilmente me permitió la adivinación de una trama. Quizá el desarrollo de un par de tales discursos me habría resultado menos complicado y más pleno. Incluso discutible que con la cruz latina, referente simbólico del cristianismo, se generalice la religión, cuando en esta denominación caben las confesiones creadas por diferentes guías, y posiblemente sea el dogmatismo en general al que se quiera aludir con la religión. No entendí las actuaciones desnudas de Luis Rubio y Cointa Galindo, aunque lucen muy bien, en cambio la más discreta de Jorge Smythe acompañó muy bien el alegato en torno a lo erótico. Con tanta capacidad histriónica con toda seguridad más “Madame Bovary”, siempre tan seminal, habría brillado y deslumbrado nuevamente.

 

{gallery}galerias/espectador260320{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Integridad destacada sin roturas ocultas

Integridad destacada sin roturas ocultas
Más raudos que veloces dos jóvenes descalzos, envueltos en vistosos leotardos, salieron del Colegio Nacional de Danza Contemporánea para enfrentar a un grullero en la esquina de Sierra de Tilaco y Sierra de Zamorano, puesto a levantar el automóvil de su madre, quien había presenciado

Aniversario sin velitas ¿con veladoras?

Aniversario sin velitas ¿con veladoras?
Como no soy teatrero y sí muy mal mexicano no sé, ni me gusta, improvisar, así me quedé sin conocer “Loira”, de Xavier Villanova, programada el sábado 26 de agosto a las 17:00 horas en el Museo de la Ciudad de Querétaro, sede de las quince ediciones de la Joven Dramaturgia. Al ll

De tramas y caracterizaciones

De tramas y caracterizaciones
Hay admiración previa por su belleza, gracia, simpatía y capacidad histriónica a partir apenas de dos actuaciones. En otras tantas, sus participaciones secundarias, por tal las paso por alto. Tan apreciables prendas de Marianne Atilano Molinar no resultan las idóneas para darle, sobre

Referentes memorables

 Referentes memorables
  Muy entrañable me resulta “El árbol”, de Elena Garro y esto viene a cuento con la adaptación de Omar Alain Rodrigo que ha estrenado el grupo Espektros el viernes 4 de marzo en el Museo de la Ciudad. Con esta obra tuve feliz noticia de cuatro artistas muy de tomar nota. La p

El aval de la consolidacion referencial

El aval de la consolidacion referencial
El evento que celebra la Joven Dramaturgia es la continuidad de un proceso cultural vivo substanciado por la transformación. En su desarrollo ha habido un aprendizaje y un entendimiento de que siempre habrá nuevas plumas –teclas— diversificando el discurso teatral a las cuales mostra

MAS QUE VER

Científicos afirman que nuestra vida es una simulación por computadora

  La vida que consideramos nuestra realidad puede ser simplemente una simulación comp

Leer más
“El libro de la vida”

20th Century Fox ha lanzado el segundo tráiler de “El libro de la vida”, cinta de ani

11-08-2014
Leer más
Peter Dinklage podría estar en “Avengers: Infinity War”

Peter Dinklage (“Juego de tronos”, “X-Men: Días del futuro pasado“) está en

12-01-2017
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?