Don Juan sotanero

Miércoles, 06 de Noviembre de 2019 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Don Juan sotanero

De la época próxima a “La telecomedia de Manolo Fábregas” me prendió “Don Juan Tenorio” con «¡Cuán gritan esos malditos! / Pero, ¡mal rayo me parta si en concluyendo esta carta no pagan caros sus gritos!» (Apunto el parlamento en verso como lo escucho, no necesariamente como es dicho.) Esta captura se continuó cuando el temerario Tenorio, en el cementerio, invita a su mesa al Comendador por él en duelo despachado, y éste acude al convite de su victimario. La sorpresa atemperada, la incredulidad audaz, el arrepentimiento despojado de altivez, ¡todo con gallardía! ¿Qué más? Pues la declaración de amor con la más espesa y empalagosa melcocha y la lisonjeada derritiéndola con ardor y arrebol. ¿¡Qué más!? Pues la belleza y delicadeza de doña Inés, su rapto, el asalto a su doncellez para arrobarla en la pasión amorosa y el tráfago del arrebato romántico. ¡Bárbaro! ¡Clap, clap, clap! ¡Qué viva Gonzalo Vega! También la belleza de Kitty de Hoyos, de Jaqueline Andere. tenorio1

Con la fuerza de la repetición también me capturó la seducción y el abordaje de doña Ana de Pantoja por el mismo truhán camelador, —prometida del rival don Luis Mejía y tema de apuesta, como Doña Inés en su condición de novicia por profesar—, contando con el celestinaje de Brígida, tan repudiable por codiciosa, regodeándose en el beneficio pecuniario de su traición servicial.

El texto, los parlamentos, han continuado su progreso en la captura de mi atención y predilección, por ejemplo el muy manido, manoseado y procazmente rimado y circunstanciado: «¿No es verdad, ángel de amor, / que en esta apartada orilla / más pura la luna brilla / y se respira mejor?» Atracción alcanzada un tanto de manera independiente a la capacidad y calidad proyectiva de la interpretación de quien encarne al personaje. ¡Cuánta indomeñable altivez excusadora del protagónico que lleva el título de la obra al exclamar!: «Clamé al cielo, y no me oyó. / Mas si sus puertas me cierra, / de mis pasos en la Tierra / responda el cielo, no yo.»

La costumbre y la tradición han señalado la programación del Tenorio el Día de los Santos Difuntos, o el Día de los muertos —o sea, el 1 y 2 de noviembre. Ignoro la debida denominación—, supongo por la convocación y convite de Don Juan a sus víctimas y su entrada evocativa en el cementerio que ocupa el espacio que habría heredado de no haber seguido los pasos de burlador con que tan buena malafama se forjó.

Con esta afición y gusto por la madrileña obra del vallisoletano José Zorrilla conocí el jueves 1 de noviembre el montaje por parte de El Sótano Teatro sin resultar decepcionado. Si acaso Doña Inés de Ulloa un tanto falta de fuerza o peso escénico, de proyección romántica en cuanto a este género de época. Ciertamente el personaje juega con estados emocionales difíciles de llevar de la mano: la inocencia virginal indefensa ante el desconocido e indomable apasionamiento amoroso, sobre todo porque no se trata de situaciones alternativas, sino de una unívoca. tenorio2

Amén de la atinada memorización y la articulada expresión de los parlamentos en verso, está el acierto inicial de la selección de los intérpretes protagónicos, los dos duelistas: Don Juan Tenorio (Sebastián Sánchez) y Don Luis Mejía (Fabián Puebla). Hay prestancia sin ínfulas ni apariencia de postura. Paradójicamente no es el caso de Ciutti (Juan del Ángel), pero le viene bien a su gana untuosa y servil; hay un atildamiento chocante, pero éste construye convenientemente al personaje. El inicio acertado tropieza con muy pocos equívocos o ninguno, si acaso el atropellamiento en algún parlamento más o menos largo demandante de enojo o vigor por parte del capitán Centellas; es tanto el empuje que poco me enteré de su causa. Después vienen los espadazos y pasa a mejor vida. No hay iras sobreactuadas, ni fuera de lugar. Aunque los lunares, o similares, en el vestuario del comendador y de Don Diego Tenorio se antojan un tanto disparados.

La escena ‘viva’ —musicalidad taconeada con toque de hispanidad, quizá sevillano— en el cementerio con las esculturas funerarias, llegado el momento de arrepentimiento y salvación del villano, bien remata sus tropelías, condenación y debida ovación a El Sótano Teatro.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Todo público, o sea, el infantil

Todo público, o sea, el infantil
La remembranza ferrocarrilera permanece secular y revolucionaria con “Mi abuelo el maquinista”, mientras en Querétaro la leyenda del Tren Bala corre con renovados discursos que he escuchado por lo menos desde finales de la década de los años 70. El Constitucionalista vivió tan poca

Anfitrionía dancística

Anfitrionía dancística
La anfitronía caracterizó a los grupos queretanos de la danza contemporánea, particularmente de ensambles o artistas estadounidenses, y entre éstos fue una constante la aparente ascendencia latina, quizá concretamente mexicana. Queda para una especulación más estructurada con qui

De dolencias y dignidades

De dolencias y dignidades
La fantástica civilización del espectáculo contiene trasteros y armarios que la hacen de veras espectacular; estoy arremedando a Jordi Gracia, del suplemento cultural español Babelia para enumerar una retahíla de inimaginables barbaridades en el Cine-teatro ‘Rosalío Solano’, que

Humor estrujante

Humor estrujante
Me despedí temprano del teatro 2017 un tanto para conservar la grata sorpresa brindada por tres puestas en escena --“Cabaret Necrópolis”,  “Los fantasmas de Frida” y “Todos somos Leonardo”--  que conocí gracias al IV Encuentro Transdisciplinario Imaginartes en el f

Mutis final de Bernarda con Gustavo

Mutis final de Bernarda con Gustavo
Cuando los cedartianos fueron convocados a la foto del recuerdo por los treinta años de actuación docente de Gustavo Silva en el ‘Ignacio Mariano de las Casas’, tres cuartas partes de las atiborradas gradas del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro se volcaron y apretujaron jubil

¿Entonces?

¿Entonces?
¿Qué digo de una obra de la cual no sé qué entendí? ¿Presentó algo entendible? ¿De qué sirve entender en este caso? Para no quedarme en blanco --el de la pantalla--, empezaré por detenerme en el momento de inevadible atención del desnudo de las personajes. ¿Qué lo justifica o

MAS QUE VER

Thor sera mujer y el Capitan America negro

Revolución en el mundo del cómic es lo que ha causado Marvel Comics con los recientes an

20-07-2014
Leer más
Un gato: una mascota para personas ocupadas

El gato es una mascota tan independiente que es ideal para personas ocupadas, pues anda po

Leer más
La “Nieve Oscura” amenaza con deshielar al mundo

Geólogos estadounidenses han revelado que el fenómeno de la “nieve oscura” o albedo,

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?