Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/97ff5a28fc4c569f55286be7e6efb2cf.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Una zorra con mucho juicio

Miércoles, 28 de Noviembre de 2018 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/97ff5a28fc4c569f55286be7e6efb2cf.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Una zorra con mucho juicio

Helena de Troya se dirige al público desde el limbo del tiempo, molesta con su padre Zeus y con la Historia misma, que la ha condenado a ser el símbolo de la guerra de Troya y una de las mujeres más denostadas de la Historia. Alimentándose con un manjar que le permite recordar el pasado sin sufrir lo más mínimo por él, quiere someterse al juicio final del público, para intentar lavar su imagen de una vez por todas. Comienza entonces un extenso monólogo: el relato de la historia de Helena en primera persona, desde el momento de su gestación hasta el de su muerte. Uno puede pensar que conoce la historia, pero lo cierto es que a fin de cuentas la conocemos únicamente como nos la han contado.

zorra1La visión de Helena, según el dramaturgo madrileño Miguel del Arco, es por momentos irónica, cómica, tremendamente poética y de una intensidad desgarradora. Pero es también una vuelta de tuerca que la dignifica hasta extremos insospechados: ha sido una mujer condenada por ser la hija bastarda, mitad divina mitad humana, violada, utilizada y manipulada por los hombres como una mercancía; y cuyo único pecado fue el de enamorarse. Se mueve sin temor, echada para adelante, por una pluralidad de estados anímicos. Esta Helena es una mujer que parece estar de vuelta del mito, y cuanto se le parece a través de la mitología, que va desmontando, y del que va desmontándose, progresivamente. Insiste en que conocemos su historia como la conocemos porque así nos la han contado los hombres. Tenemos una voz femenina  ─no feminista─, de una heroína que recupera su dignidad en un mundo de hombres, sin hipersensibilidad o sensiblería, tan sólo, ¡qué más!, con faldas. 

Tanto Homero en la “Ilíada” como Eurípides en su tragedia “Helena” caracterizan a la hija de Leda y Zeus como el instrumento de los dioses para una guerra entre griegos y troyanos para librar a la Tierra de la soberbia de los mortales poderosos. La historia comenzó tiempo antes. Durante la boda de Tetis y Peleo a la que asistieron todos los dioses, olvidaron invitar a Éride (la discordia) quien, ofendida, dejó sobre la mesa del banquete una manzana de oro con la leyenda: ‘para la más bella’. Hera, Atenea y Afrodita se disputaron la fruta. Zeus dijo que Paris, el hijo de Príamo, rey de Troya, sería el juez. Cada una, con distintas promesas, trató de convencerlo de ser merecedora de la prenda: Hera le prometió el dominio del universo; Atenea le aseguraba la sabiduría y la victoria; Afrodita le ofreció el amor de la mujer más hermosa del mundo. Paris le entregó a Afrodita la manzana. La mujer más hermosa era Helena, esposa de Menelao, rey de Esparta y hermano de Agamenón, líder griego. Durante las consecuencias, famosas por el caballo embarazado, Afrodita estaría del lado troyano, y las otras dos diosas, ayudando a los griegos, incluyendo al imbatible Aquiles, en el asedio a Troya.

“Juicio a una zorra” juega a cambiar el punto de vista sobre Helena de Troya, una de las mujeres más famosas de la historia y, posiblemente, una de las más vilipendiadas. La semidiosa reclama el derecho a elegir las palabras que narren su historia en este monólogo dramático que Del Arco escribió para la actriz madrileña Carmen Machi. 

zorra2A la vista de las imágenes fijas publicadas en Youtube, es posible pensar en una inspiración, imitación, o copia por parte de Armario Producciones. La escenografía, el trazo, y el vestuario dificultan la diferenciación con el trabajo español, hasta el punto de considerar un cortar-y-pegar. Felizmente el distanciamiento lo brinda la actriz Jocelyn Porras dirigida por Jésica Ramos y Yeshenia Sánchez, y no tan solo por morena y más joven, aunque los vestidos rojos mucho se asemejan. Los toques áureos  calzado, collar y diadema  bien informan la condición regia del personaje, si bien incurrirían en discreción por su brevedad: el collar mucho desaparece bajo la melena de Helena; el par de hojitas que coronan sus sienes, por momentos, según la iluminación y el ángulo, se antojan cuernitos. Listones dorados enredados en tan frondosa cabellera cumplirían igual propósito. La realeza del personaje no la veo denunciada en la apariencia de la creación hispana. Crece la diferenciación echando a andar el movimiento de la imagen vista en internet. Helena-Jocelyn se va embriagando llevada por el enojo y la rabia, por momentos envalentonándose desafiante, recriminante; la madrileña se empeda y pierde la compostura, casi alcanza la impertinencia alcoholizada. La gesticulación con los brazos de Machi la veo sobradamente retórica, estereotipada, mecánica, en cambio la representación en El Jacalón de la FBA-UAQ la organicidad corporal denuncia profunda humanidad-femenina abusada, pasada por alto como si no existiera.

Mucho transita por la inconformidad y el reclamo esta Helena proclamando su amor y sobre todo la libertad para amar muy atinadas las entonaciones, más que canto, de “La vie en rose”, de Edith Piaf, y de “Amor eterno”, de Juan Gabriel. En la comparación, ésta brinda contemporaneidad y así toca más al espectador, al público enjuiciador. Quizá vendría bien explorar, mediante la gesticulación facial, una más frecuente e intensa trasgresión de la cuarta pared; dejaría muy atrás cualquier asomo con un desempeño retórico. Las copas y botellas son manejadas convenientemente como objetos teatrales, por momentos antropomorfeados con significaciones incidentes y amplificativas de la trama. Este enjuiciamiento, con apenas dos fechas, 27 y 28 de noviembre, en ‘Encuentros para generar reencuentros’ tiene todavía mucho que dar vista la asimilación proyectiva presentada por el trío Porras-Ramos-San Legaria. Cuatro atrilistas se antojan demasiados para tan escaso desempeño con mínima incidencia en la función. Valdría la pena la revisión de su idoneidad y aprovechamiento. Qué contrariedad que las paredes desnudas del jacalón universitario desfavorezcan tanto la nitidez de los parlamentos, sobre todo en un monólogo. 

 

{gallery}galerias/espectador291118{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

El aval de la consolidacion referencial

El aval de la consolidacion referencial
El evento que celebra la Joven Dramaturgia es la continuidad de un proceso cultural vivo substanciado por la transformación. En su desarrollo ha habido un aprendizaje y un entendimiento de que siempre habrá nuevas plumas –teclas— diversificando el discurso teatral a las cuales mostra

La mala buena conducta y viceversa

La mala buena conducta y viceversa
La sordidez está dada esencialmente con la palabra, la enérgica y vigorosa organicidad resultaría complementaria, y el resultado es brutalmente revulsivo. Con la capacidad vocal de la que atinadamente hace gala Christian Ferreira seguramente mucho impactaría a un posible radioescucha m

Clotilde en su casa llenó el sótano

Clotilde en su casa llenó el sótano
Un cartel de extraordinarias dimensiones con las piernas cruzadas de una mujer descalza, portando un vestido intensamente rojo, asomando los ojos por encima de la lectura del periódico desplegado a doble página no me remitía a la puesta en escena de “Clotilde en su casa”, de Jorge I

El trazo del principio

El trazo del principio
¿Se suicidó?, ¿apuntó mal? Ahí, Marce, ahí córtala. No metió ahí el final. La tuvo y la dejó pasar: la vuelta de tuerca que hubiera amarrado tan bien con el inicio, y relegado a la irrelevancia tanto lugar común de “Eternamente”, en el ‘Esperanza Cabrera’, el viernes 11

La culpa de la primera impresion

La culpa de la primera impresion
Cierres y despedidas de las temporadas programadas por Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro en el segundo semestre de 2014 predominan en el Teatro de Cámara del campus del Cerro de las Campanas y en el Esperanza Cabrera del Centro Histórico de Querétaro. No están ausentes los

Una Zona de Danza

Una Zona de Danza
El precedente pesa, máxime cuando ha sido bien hecho. Tal ha sido el caso con la segunda edición de “Zona D” dentro del “130 EITAI”, pues fueron programados en el foro del Museo de la Ciudad Ulises Rangel, Abil Meneses, Bárbara Alvarado y Lariza Reyes. Al primero poco se le ve e

MAS QUE VER

“Black Panther” y “Captain Marvel” se quedan sin director

  Después de los casi dos meses transcurridos desde que supimos que se encontraba en

08-07-2015
Leer más
Mover objetos con la mente: el invento de un mexicano

Un mexicano ha creado un sistema que puede leer las órdenes enviadas por la mente y recor

Leer más
Medicamentos psiquiátricos: causa de medio millón de muertes al año

El profesor Peter Gøtzsche, Director de investigación en Centro Nórdico Cochrane de Din

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?