Surrealismo remontado

Miércoles, 13 de Junio de 2018 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Surrealismo remontado

Demasiada hondura psicosocial para quedar representada con la actuación de los personajes que vemos congregados en el auditorio Esperanza Cabrera mediante la trama de “Zucco”, del dramaturgo francés Bernard-Marie Koltès (1948-89), con la dirección y adaptación del maestro Ricardo Leal Velasco de los estudiantes del octavo y último semestre de la licenciatura en Actuación de la FBA-UAQ.

Cuando la cotidianidad habita la monstruosidad, y/o viceversa; cuando el realismo remonta el surrealismo, o el primero, con méritos sobrados, desbanca al segundo; cuando el espejo estaría en la platea que constituiría el contexto del que proviene y al que retornará el espectador terminada la representación ¿qué reflejar desde el escenario que lo conmueva, lo incluya en un ‘nosotros’ que pase por encima de su condición espectadora?, ¿queda la provocación, la sublevación mejor que la sublimación? zucco1

Hoy nos la pasamos escalando los parámetros de la monstruosidad. No tan solo cronológicamente se ve lejana la criminalidad de Roberto Succo cuando en 1981 los reporteros daban cuenta del parricidio y matricidio, y un tercer asesinato a manos de un italiano de diecinueve años sin aparente razón o justificación, sino por el nivel de aberración en esta década quizá apenas cruzando la frontera del municipio queretano de Corregidora, a menos de media hora de la capital estatal. El rapto, la tortura, la violación, el asesinato, la desmembración, la extinción ácida, o sea, el regodeo en la exterminación de un congénere, y peor aún, en manada supera la brutalidad de la criminalidad que esta palabra no alcanza a denominar. Romper, traicionar lazos fraternales vendiendo a una hermana para ser molida sexualmente queda para iniciados de las fechorías menores. Cuando nos enteramos de cotas y cuotas de criminalidad aspiradas pero incumplidas por la intervención del azar: un socavonazo, un gatillo trabado, un tropezón en una carrera despavorida, un paro cardiaco, a la manera del agujero por el que se escurre el conejo en “Alicia en el país de las Maravillas”, entonces vanguardismo de Koltès se asemeja a en la crónica, aproximándose a la anécdota. ¿Cómo trascender, cómo tocar, qué reflejarle al espectador? Porque ya ni siquiera estamos ante la ineludible tragedia de “El ogrito”, de la montrealesa Suzanne Lebeau (1948) que tanto ama y admira a su compañerita escolar que, a pesar de abstinencias, aislamientos y alejamientos, no puede evitar comérsela porque finalmente nació ogro. Tampoco tienen estos personajes la revulsión georgesbatailleana. Cuando en “La caja”, de Pamela Jiménez Draguicevic, la niña torturada por su padre agradece que no le aplique el cigarrillo en las heridas más recientes, sin que veamos una pulgada cuadrada de epidermis chamuscada, ni percibamos pestilencia de nicotina alguna. El vuelco gástrico es brutal, la acuosidad visual es inevitable. zucco2

La vertiginosidad del realismo encajona el vanguardismo de B-M.K. en una brevedad casi intrascendente. ¿Qué conflictúa a este Roberto Zucco, acaso cierta conciencia de la levedad de su transcurrir? Poco lo podemos deducir, menos saber. En el final se asomaría el Yukio Mishima (1925-70) de “Confesiones de una máscara” con esa fijación por el uniforme y las andanzas en las azoteas en un afán de aproximación cósmica. En un exceso expectativo cuánto se antoja, siquiera una revisión al Stanley Kowalski de Marlon Brando en “Un tranvía llamado Deseo”, de Tennessee Williams (1911-83), tan conflictuado con su patanería y brutalidad frente a su incapacidad y/o consciente carencia, sobre todo de actitud, para la delicadeza y la ternura amorosa. Me parece que “Zucco” ha resultado demasiado examen para la licenciatura de la saliente promoción, sin que de manera alguna signifique reprobación. Por supuesto que se vale apuntar a la luna queriendo conquistar siquiera la cima del Cimatario, pero en general su andar ha sido breve. Es la primera generación, en por lo menos diez, que apenas en esta ocasión me entero de sus integrantes, exceptuando brevemente a Aline Alexandra Parra Pérez y Kevin E. Petricioli Martínez en sendas actuaciones, una comedia y un musical, respectivamente. El caso de Sara Aimé Pérez Alarcón se cuece muy aparte con sus actuaciones en exitosas comedias musicales, llevando personajes y al menos un protagónico. Así, no es de extrañar su solvencia para sacar atinadamente personajes tan contrastados como la sufrida y maltratada madre de Zucco y la inmisericorde patrona prostibularia. Su canto a capela hermosísimo es verdaderamente impagable. zucco3

Hoy, quizá más que nunca antes, tenemos en la cartelera queretana ‘teatro contemporáneo’ (http://www.raza.com.mx/eclectica/el-espectador/4744-teatro-contemporaneo), y algo nos están dejando los intérpretes que estos diez jóvenes actores todavía no ─cabría la justificación de la breve vida escénica, dosificada en lapsos, de algunos personajes─, sin dejar de quedar bien enterados de casi veinticinco personajes de una manera ágil y convincente. La mínima escenografía está construida esencialmente con la iluminación que da ambientaciones horarias y segmenta los espacios escénicos, también con una mampara, una mesa y una banca pública; además con accesorios de breve o única aparición como un teléfono de disco, un conejo-peluche, una maleta de viaje, una pelota-emoticon, y muchas armas de utilería. Varios rostros convertidos en máscaras neutras para transitar algunos examinantes por tres o cuatro personajes cuya construcción y circunstancias requieren de su expresa gestualidad, particularmente la pareja policial ─Karen Pineda Muñoz y Habid Saavedra─ caricaturizada en sus intentos de sagacidad y perspicacia vigilante e investigativa, más en la duda y el cuestionamiento de su propia valía y validez.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Simpáticamente desvergonzada

Simpáticamente desvergonzada
El búcaro no es un bicho, ni un estado de ánimo, tampoco un compañero de juego inventado por un niño en su lúdica y aislada soledad. Vencido el ánimo adivinatorio, esta ignorancia genera el atractivo del misterio para acercarse a conocer “El búcaro azul”, de Hernán Galindo, en

Una objetivación narrativa del actor

Una objetivación narrativa del actor
Si describo a Franz Woyzeck como el hombre que acuchilló mortalmente a su mujer y madre de su pequeño hijo, invitaría a pensar que es un ventajoso asesino sin escrúpulos. Pero Franz es lastimeramente un antihéroe, un personaje vejado por sus superiores en el ejército, traicionado por

Remontajes, ¿imitaciones?

Remontajes, ¿imitaciones?
¿Es la encomienda del regisseur procurar la imitación? «Personne qui fait exécuter les ordres du metteur en scène.» Queda poco espacio para otra respuesta diferente a la afirmativa. Vaya personaje ingrato: si la imitación es aplaudida, será por mérito de aquello imitado, de lo con

La primera impresión de Leonardo Cabrera (continuación)

La primera impresión de Leonardo Cabrera (continuación)
“Las Ubárry”, de Oscar Liera, y “Una amistad inconveniente”, de Héctor Mendoza, obras reunidas en “El encanto femenino”, adaptando la segunda, me resultó, en noviembre de 2001, un muy feliz y afortunado encuentro con el teatro, con los autores mexicanos, con la sobria direcc

Pobreza romántica

Pobreza romántica
Ni las estrecheces les estrujaron las tripas y aterieron los huesos, ni el reconocimiento les fue desconocido, o sea, cabe dudar del revestimiento romántico de la pobreza acuciante con que Molière y Magdalena viven su amor y el que dedican, sin medida ni reparo a la creación teatral, de

A cada quien su cuenta y su tramo

A cada quien su cuenta y su tramo
Determinados y definidos como las piezas del ajedrez, así, sin lugar a desatinos, podemos dar el requiescat in pace (RIP) al libre albedrío. Es una de las líneas de interpretación de “Coloquio nocturno”, que podemos dar siguiendo la adaptación libre de Leonardo Cabrera de la obra

MAS QUE VER

El sudario de cristo: solo un objeto utilizado en rituales de la Edad Media

Un investigador británico averigua que el Sudario de Turín, la reliquia en la que supues

Leer más
Hallan restos del cráneo de Sidarta Gautama, “Buda”

Arqueólogos chinos creen que los fragmentos del hueso parietal de un cráneo encontrados

Leer más
“Terminator Genisys”: Ni Remake, Ni Reboot, Ni continuacion

Todavía falta hasta el próximo verano de 2015, aunque no podemos olvidarnos que Paramoun

12-10-2014
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?