Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/7af72c96281598c704ca8279f7d6703f.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

La vida atemporal de la muerte

Miércoles, 23 de Mayo de 2018 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/7af72c96281598c704ca8279f7d6703f.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

La vida atemporal de la muerte

Dejamos de contar el tiempo cuando el tiempo deja de contar para nosotros, ni en horas, ni en días, ni en años porque ya estamos en la eternidad, donde pretérito y futuro, copretérito y pluscuamperfecto convergen en presente continuo, y el subjuntivo ya-pa’qué. No sabemos si David y Julián, Diana y Julieta viven muertos para ver morir alternadamente a uno de ellos durante la trama representada cada viernes, en el auditorio de la Casa de la Cultura ‘Dr Ignacio Mena Rosales’, según la concepción de Fraktal Compañía Teatral, bajo las direcciones escénicas de Lesly Cobos para cuando las interpretaciones masculinas y Eduardo Gallegos para cuando las femeninas. Se nos presentan en estado difunto y en retrospección nos enteramos de lo sucedió para que terminaran en la situación en que ya se encuentran. eternidad1

Es en la eternidad donde sucede, donde se encuentra el tiempo sin cuenta, sin orden, ni secuencia, ni progresión exactamente cronológica, de tal manera que no sabemos si David (E. Gallegos), y en su turno Diana (L. Cobos), está muerto o vivo cuando empieza a platicar --¿diálogo interior?--, narrar o recordar lo vivido o por vivir. En este transcurso mental sustanciado por quien se explaye, deja fluir memoriosamente vivencias infantiles, fraternales y filiales; amorosas… todas ellas en clave de negatividad o maldad: el abuso por la potestad del poder derivado de la ascendencia mediante la primogenitura y la paternidad, según el caso; la traición de la confianza y de la fidelidad quebrantando lazos y relaciones amistosas y las románticas, con las correspondientes reivindicaciones, sin importar que sea a través de la prostitución del propósito original de los conocimientos y formación profesional, como valerse de la Química para el calculado y meditado envenenamiento contundente.

Vi en el ente (Marcela Bautista) el mantenimiento y reforzamiento de la atemporalidad de la eternidad con su presencia ausente a fuerza de carecer de una forma identificable con una definición. Igual intención cumpliría la irrelevancia del género para transitar por la misma trama, apenas con variantes prescindibles como la pelota con los niños y la muñeca con las niñas. Ambas parejas podían aparecer con el primer juguete, variando el juego, y no ‘volear’ a la Barbie, acción un tanto desencajada, fuera de lugar. eternidad2

El inducir y dejar el pensamiento en la disquisición arriba expuesta a partir de la metafórica sugerencia del se-acabó, del ya-no-hay-nada, enunciando la eternidad para dentro de ésta darnos una trama cotidiana, me parece el mérito dramatúrgico a destacar en esta propuesta osada y arriesgada de Fraktal, porque en el intento sería muy fácil caer en un enredijo sin pies ni cabeza al amparo de la temporalidad sin cuenta que supuestamente tendríamos en la eternidad. En una conjetura, más bien con calidad de calentura, y dadas las dos condiciones siguientes: no se apunta, o no escuché, una autoría dramatúrgica de “En la eternidad”, y la presencia de Julio Morales. Me parece que hay una reiteración, con riesgo de fijación, de una infancia trasgredida, violada, con refugio en la sublimación de la imaginería, pues veo asomarse temáticamente el meollo de “El conjuro”, cuyas autoría y dirección escénica firma J. Morales. Lo apunto por el agotamiento y estancamiento que esto pudiera representar. Que en la recordación de vida tan joven, a un par de años de haber egresado de la licenciatura, priven los momentos lastimosos de la infancia, en especial la agresión carnal, serían materia de un diagnóstico o apreciación más amplio en el que obligadamente estaría imbricado el entorno que nos habita, no que habitamos.

 

{gallery}galerias/espectador240518{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Intervención e interpretación, y el equilibrio

Intervención e interpretación, y el equilibrio
Conocí la intervención de “Macario”, de Juan Rulfo reunido en “El llano en llamas”, por parte del artista de la escena Javier Velázquez en diciembre de 2019 en condiciones con dejo de precipitación. Todas las personas en un recóndito salón del Museo de la Ciudad de Querétaro

Amor, clasicismo y fuerza

Amor, clasicismo y fuerza
La parodia, salvo excepciones excepcionales, es garantía para la risa y el divertimento porque mucho está basada en la burla y la ridiculización, lo cual no deja de ser lamentable, porque no deja de ser una agresión contenida, que con nuestros recursos no podemos llevar a cabo, o estam

Pundonor contra horror

Pundonor contra horror
Recorrer la vida creativa de un autor a través de su obra lo hemos conocido en Querétaro para los casos de William Shakespeare y de Molière. Tratándose del creador inglés vienen a la memoria las puestas en escena de “Hoy Shakespeare, Shakespeare Hoy”, “Shakespeare in time”, y

La primera impresión de Leonardo Cabrera

La primera impresión de Leonardo Cabrera
La buena impresión de la primera vez es capital, por esta razón, desde que vi a Leonardo Cabrera como el profesor, en “La lección”, de Eugene Ionesco, varios han sido los personajes que he visto cobrar atinada vida gracias a su responsable entrega y capacidad histriónica. Desde que

Reanimante a pesar de la reiteración

Reanimante a pesar de la reiteración
Tuve la fortuna de conocer “Generación X”, del dramaturgo juarense Edeberto Galindo, en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, porque me dice el actor Carlos Contreras que el estreno sucedió en la Casa del Faldón, en un espacio abierto, eufemismo de ‘a la intemperie’, en

De experimentos y experimentados

De experimentos y experimentados
  Cuando una obra teatral lleva el aviso de ‘laboratorio escénico’, o cualquiera similar que denuncie experimentación, no es desacertado traducirlo como intencionado desinterés o desdén por la desagradabilidad infligida al espectador: Si no te gusta es tu problema porque mi o

MAS QUE VER

"El Agente de C.I.P.O.L.": un filme que jamás roza el tedio

Las películas de espías están teniendo un comeback fuerte. Este regreso comenzó a cime

Leer más
El misterioso sobre de la duquesa de Alba se abrirá este mes

Cayetana Fitz-James Stuart, la duquesa de Alba, entregó a su notario hace 41 años un sob

Leer más
La “inexacta” precepcion del tiempo

La fascinación obsesiva con el tiempo es algo exclusivo de la raza humana. Sin embargo, a

04-02-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?