Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/a6d9eeb06c97f3ef866b33384a05b1ba.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Que veo lo que digo, que digo lo que veo

Miércoles, 06 de Diciembre de 2017 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/a6d9eeb06c97f3ef866b33384a05b1ba.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Que veo lo que digo, que digo lo que veo

La inconformidad, la exploración y la recreación suelen caracterizar al artista, el escénico lo deja entrever con la reposición de montajes. Tampoco es novedoso que su propio acierto torne en una cima a superar. En esta ocasión es un tanto el caso de “Que me dice y que le digo”, dramaturgia y dirección de Jorge Martinoli, en el auditorio Esperanza Cabrera, recinto histórico donde fue su estreno  –febrero de 2013--  tres temporadas atrás. En esta cuarta echo de menos la gallinácea construcción de Doña Meche. La imitación que hacía la actriz María Menéndez del contoneo y movimiento de cabeza de una gallina resultaban simpatiquísimos en el carácter rogón, encimoso, insinuoso e ingeniosamente mano larga de esta vecina cuyo marido se encuentra desocupado y queriendo vivir de fiado, por lo menos la carne en su mesa. quedigo1

Tras la presentación de un ambiente pueblerino y popular, un tanto tendiendo a vecindario urbano, mucho el primer impacto actoral lo hace Doña Meche interactuando con Doña Lucha. Así, muy pronto, el público es capturado y ‘metido’ en el escenario, en la vida de esa comunidad. La capacidad histriónica de la actriz Estefanía Méndez Bocanegra es innegable, poco o nada deja descansar a Alexa Bla que finge sordera a todas las incisivas insinuaciones, y no tanto, de Doña Meche a Doña Lucha. Sin embargo a aquella gallina, con su voluminoso y suculento trasero, a lo payasito de crucero, ya no la vi.

La distancia en los estamentos sociales entre Doña Chole y Lourdes parecía más remarcada anteriormente. Tenía la carga dramática del engreimiento de superioridad por parte de la primera, pero a su vez exhibido como mojigato y santurrón. La otra sugería aceptar la carga de su inferioridad por pobreza y falta de instrucción, resultando ésta diferenciada de ignorancia, cuantimás de raciocinio. Resultaba gracioso, y un tanto vuelta de tuerca, el cambio de posiciones en la estratificación a partir del desvelamiento de la hipocresía, en aquel caso una religiosidad de apariencia y conveniencia más que de convicción. Ahora la interacción entre estas dos mujeres sale adelante meramente con la capacidad histriónica y cómica de Martha Salazar y Mara Yáñez Ayala, sobre todo con sus exageraciones fársicas. Esta vez el descabezamiento del santísimo lo vi muy burdo, muy forzado. Arrojarlo al aire para que se rompa no tiene nada que ver con el  descuido y la torpeza anteriores. quedigo2

También echo de menos al gringo bobo, al niñote con su camisa de luto hawaiano, aunque no deje de ser mangoneado por la vivales de Doña Meche, a quien poco le falta para birlarle las calcetas sin quitarle los tenis.

Las andanzas adúlteras de Don Claudio tenían la fuerza de la vuelta de tuerca que representaba el ser involuntaria y sorpresivamente homosexuales, sin que fuera claro qué relaciones sexuales estaban sucediendo. Amén de la profanación que implicaba tal encuentro en la sacristía, o sitio equivalente. Ahora tanto se dispone y regodea el esposo de la engañada Lourdes en la felación que le resta peso a la sorpresa-confusión. Aunque la procacidad de asimilar el semen con un yogur resulte una degustación más o menos graciosa y proteicamente provechosa, no deja de salirse de tono si el tema del guion es precisamente el adulterio, tanto como la excesiva duración de la escena. Tan convincente es la interpretación de Alexandro Fuentes que podría terminar poco después del parlamento aludido.

Tampoco vi el fanatismo futbolero que antes tan bien caracterizó a esta comunidad de casi cualquier rincón del país. quedigo3

Tratándose de parodiar nuestra cotidianidad cabe preguntarse cuánto estaría el autor trabajando para el graderío con un gringo caracterizado con pelos de ixtle, una descomunal corbatota roja casi hasta la entrepierna y una camiseta diciendo ‘Juntos make Querétaro great again’.  Por otra parte inmiscuir el levantamiento del ambulantaje en la alameda Hidalgo de Santiago de Querétaro con los reclamos de Doña Lucha contra el tianguismo y el comercio callejero enfrente de la fachada de su casa y en la acera que tanto asea, apostándose tras la escoba para fisgonear a sus vecinos.

Sin la posibilidad de la comparación y con las peculiaridades de la actualidad, la tela de dónde cortar para “Que me dice y que le digo” parecería interminable e inagotable.

 

{gallery}galerias/espectador071217{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Una ácida sutileza crítica

Una ácida sutileza crítica
Prescindible la definición o el significado del posible sustantivo ‘talgia’, dada su suscripción entre un artículo y un adjetivo, para bien recibir “La taglia nostra” por parte de la novel y debutante compañía artística Garito de los emulantes. Ni de Google ni del Dizionario

Reanimante a pesar de la reiteración

Reanimante a pesar de la reiteración
Tuve la fortuna de conocer “Generación X”, del dramaturgo juarense Edeberto Galindo, en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, porque me dice el actor Carlos Contreras que el estreno sucedió en la Casa del Faldón, en un espacio abierto, eufemismo de ‘a la intemperie’, en

Rupturas constructivas

Rupturas constructivas
Difícilmente buscaría un fontanero en una notaría, es más, si lo hiciera seguramente buscarían la manera de enfilarme hacia la salida, o mínimo me harían un respetuoso o extrañado vacío. A no ser enloquecido por el dolor, no me pondría en manos de un dentista que me recibiera en

Una vagonera en el eurotúnel de ‘La Caverna’

Una vagonera en el eurotúnel de ‘La Caverna’
Una oferta de estupidez firmada por XTeatro en la que va la actuación de Juan Carlos Rocha puede valer como apuesta ganadora por un montaje escénico de entretenimiento esmeradamente planteado y construido desde la elección de la dramaturgia, fue el pensamiento que me animó el viernes 2

La necesidad del problema

La necesidad del problema
La gracia y la creatividad de la puesta en escena de Una terapia sin causa empiezan con el muy simpático cartel, y queda garantizado el ingenioso y agudo entretenimiento al saber que la produce el grupo Galatsia. Su acierto empieza con la selección de Jorge Maldonado como el psiquiatra W

BANQUETAZO, primer bocado

BANQUETAZO, primer bocado
Sin “Sarah Josepha [si tuviera el valor]”, de Luis Santillán, el banquete teatral presentado por Imaginartes Compañía habría sido igualmente disfrutable en el Museo de la Ciudad de Querétaro del 9 al 14 de diciembre. El montaje de Jean-Paul Carstensen que conocí en El Jacalón de

MAS QUE VER

Presentan los nombres oficiales de los cuatro nuevos elementos de la tabla periódica

La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC, por sus siglas en inglés) ha

Leer más
La primera pelicula de la historia

Puede que no tenga la ostentación de las últimas superproducciones de Hollywood, pero es

Leer más
Empresas de transgenicos compran grandes extensiones de tierra en Ucrania

El gobierno alemán ha admitido que grandes empresas agrícolas internacionales compran de

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?