Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/f1b64589a8400429bf020b1e878432cb.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Clandestinaje y clandestinidad

Miércoles, 09 de Agosto de 2017 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/f1b64589a8400429bf020b1e878432cb.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

Clandestinaje y clandestinidad

El aprovechamiento de la indefinición limítrofe, judicial y geográfica, caracterizó el primer espectáculo escénico que conocí no sé si en el municipio de Corregidora. A la vera de la carretera de Querétaro a El Pueblito operaba un congal que ofrecía dos tandas nudistas, obviamente femeninas. También la invitación que seguí lo fue. En la presentación preliminar la culminación de un baile insinuoso era la desnudez. Esta joven, seductoramente ataviada, regresaba a ‘departir’ en la mesa del más jactancioso parroquiano. Dos horas después, y tras la persistencia etílica de los meseros, venía la actuación estelar: muy pronto la estrella de ‘trayectoria internacional’ bailaba desnuda y terminaba instalada en un coito, su pareja sentado en una silla. La mortecina iluminación pasaba a la total oscuridad mientras se estrechaba el abrazo, los brazos de él envolviendo su espalda, ella apretando los ijares de él con las piernas. Al regresar la iluminación general veíamos únicamente la silla. La salida era muy sigilosa, sin voltear a tomar nota del desarrollo y liquidación del apaño. Había quienes buscaban huecos subrepticios: la salida de emergencia, aunque sin señalamiento. pollo1

El 5 de marzo de 2010 acudí al estreno de “La Malinche: una identidad rota”, de Efraín Franco Frías, en el intento de Casa de Cultura del Pueblito, a un lado del santuario. Se precisaba la terminación total de las actividades administrativas y oficinescas para transformar un pasillo y un patio de cinco por cuatro metros en el área de la escenificación con domicilio en Gallegos 1, Centro. Un trabajo producido por RetroArte plagado de cualidades de principio a fin y que mucho valdría la pena su reposición. Lily María Sigie Carrillo, la actriz que encabezó el proyecto invirtió más de dos años localizando la obra que le permitiera subir el personaje vernáculo al escenario, así mismo al director, el reparto, los músicos, la diseñadora de vestuario, la asesoría. Verdaderamente un monumento al empecinamiento y la convicción en una idea. Nunca le pregunté, ni supe por qué en El Pueblito. El resultado fue sublime, enaltecedor, conmovedor. Un trabajo que mucho dignificó al Teatro. Memorables, por orden de aparición Montserrat Ramírez Castillo, Lily Sigie, Miguel Molina y Jorge Maldonado. Después aquella temporada (marzo, abril, mayo) pueblerina hubo por lo menos otras dos ya en Querétaro, en la Escuela de Laudería, la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, y presentaciones en diferentes espacios. pollo2

El viernes 4 de agosto de 2017 otra necia del teatro me llevó al Foro G de un Teatro Clandestino, según reza la fachada del número 66, en la calle principal de la entrada a El Pueblito, con el propósito de conocer “Corazón de pollo o el hombre que amaba los fideos”, de Pedro González. A ojos vistas que esta pasta apenas ocupa una porción de los ánimos amorosos de este artista que con similar pasión aborda la cocina, la escritura, la pintura, la puesta en escena y la actuación. ¡Felizmente la actriz Rubi Cervantes no cejó en su persistencia!

Desde el estrecho pasillo que comunica la calle con una escalera hacia el segundo piso se advierte un ánimo de recepción sorprendente y halagador gráfica y visualmente con una historia contemporánea narrada mediante reproducciones de carteles teatrales. En el área de recepción y taquilla se continúa denunciando esmero en la instalación con un estilo cordial e informal, el cual se prolonga en el escenario, aunque aquí quizá por necesidades del montaje de “Corazón de pollo…”. Eugenio (Pedro González), un adulto que ha alcanzado la solvencia y la estabilidad mediante el desempeño profesional en las finanzas, espera a la mesa a siete comensales. Lo auxilia como chícharo y/o pinche Matilde, que en el quehacer culinario es poco o nada competente. En el discurrir de su interacción nos vamos enterando de un poco de sus historias personales, más de la del frustrado anfitrión. Se asume padre de un hijo putativo. No sabemos si la esposa llegó al matrimonio ocultándole el embarazo, pero sí que lo abandonó con la carga de la paternidad. Grabriel (Matilde dixit), no siguió el camino de la prosperidad que Eugenio le vislumbraba, sino que optó por el peor: ¡la creación poética! En un emocionado y desprevenido propósito de encuentro paterno-filial Gabriel muere atropellado por unos alcoholizados mozalbetes al volante. A fin de prolongarlo más allá de la muerte Eugenio dona sus vísceras vitales a siete receptores, incluyendo a Matilde, que apenas en la pretendida especial reunión se entera de su condición sobreviviente. La cordura del anfitrión-cortejador está partida entre el anhelo de escuchar, comunicarse con su hijo a través de los latidos del corazón portado por su joven asistenta, y los deseos de estrechar en su soledad el cuerpo de una mujer a quien amar, cuando la pretendida acaso le concedería condición de abuelo. pollo3

¿Qué vergüenza embarga a Matilde para no visitar en la cárcel a su madre, no obstante admirar su valentía y reconocerle la propia libertad? ¿Qué palabra altera su subconsciente impidiéndole pronunciarla, y cuál desea vehementemente hacerlo careciendo de destinatario? La trama poliédrica de las relaciones desde la familia, con atavismos y convenciones que las amalgaman, de “Corazón de pollo o el hombre que amaba los fideos” es ‘crescente’ y pródiga en ingredientes que van siendo desgranados en una secuencia y congruencia atinadamente cocidas y sazonadas, literal y escénicamente. Quizá la modulación y la sobriedad sonora de un muy sensible y emocionado Pe… perdón, Eugenio, enriquecerían el sabor de los matices.

Una conclusión irrebatible: por fin hay teatro en El Pueblito, en un doble sentido: el físico y el escénico. En el segundo para la enseñanza y la formación, y las funciones en cartelera.

 

{gallery}galerias/espectador100817{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Confusion del amor con humor

Confusion del amor con humor
Y a la tercera función la multitud seguía arremolinada en la taquilla para presenciar “Eva’s” en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro el lunes 30 de marzo. Pensé que el domingo a media tarde cualquiera está como víbora haciendo la digestión de una opípara tragazón, y

Simpáticamente desvergonzada

Simpáticamente desvergonzada
El búcaro no es un bicho, ni un estado de ánimo, tampoco un compañero de juego inventado por un niño en su lúdica y aislada soledad. Vencido el ánimo adivinatorio, esta ignorancia genera el atractivo del misterio para acercarse a conocer “El búcaro azul”, de Hernán Galindo, en

Giros… ¿que?

 Giros… ¿que?
Geografía física y humana en tercero de secundaria es el recuerdo que me provoca la palabra giroscopio, por aquello de los instrumentos para medir los fenómenos meteorológicos. Ahora también es el nombre de la más reciente producción de Carpa Mística, una compañía escénica cuyos

La herencia secular de Calderon

La herencia secular de Calderon
No me salí por pena pero me costó mucho trabajo no dormirme, me comentó un amigo, que se ocupa de la denuncia social mediante el periodismo hablado y escrito, de esos con quien se puede discrepar y aprender, de esos fiables en sus compromisos, con quien nunca he coincidido en ninguna fu

Polifonia amorotica

Polifonia amorotica
De aquel baúl con saldos, en el Museo de la Ciudad, siempre me detenía en los minilibros de cinco pesos. ¿Un cuento de Octavio Paz? De su poesía muy pocos pedacitos logro saborear; del dichoso “Laberinto de la soledad”, tres veces no he logrado traspasar la veitena de páginas. No

Los retozos entre Cristo y Buda; María y Elena

Los retozos entre Cristo y Buda; María y Elena
¿Hacia dónde zarpará esa nave, pues con sendas proas o popas, lo mismo se acercará o alejará? ¿O con su dirección cenital trasgredirá la gravedad con sus tres picos, quizá inspirados en una piñata con forma de estrella? ¿O a semejanza del aeroplano del piloto interpelado en el d

MAS QUE VER

Escénico Femenino. En todas partes no es un lugar

Con recursos gráficos mínimos Puentes y desembarcos nos habla claramente de una situaci

Leer más
Confirmado: la marihuana detiene el cancer

Científicos británicos han revelado que el ingrediente psicoactivo principal de la marih

Leer más
Descubren una nueva bacteria en la Antártida

Una bacteria hasta ahora desconocida para la ciencia ha sido hallada en el lago subglacial

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?