Error
  • unable to open image `/home/razacom/public_html/cache/preview/45d4b99a0432e7a3bdc2982ef349557d.jpg': Disk quota exceeded @ error/blob.c/OpenBlob/2882

Una alegoría existencial a mediovestir

Miércoles, 11 de Mayo de 2016 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
unable to open image `/home/razacom/public_html/cache/preview/45d4b99a0432e7a3bdc2982ef349557d.jpg': Disk quota exceeded @ error/blob.c/OpenBlob/2882

Una alegoría existencial a mediovestir

Solemos idealizar un concepto, una actividad, una persona que nos lleva a tirar en la vida. Paradójica y hasta contradictoriamente podríamos terminar sometidos e incluso sojuzgados a tal idealización. A este pensamiento y reflexión me ha llevado el haber presenciado “Dresser”, del dramaturgo inglés Ronald Harwood, el montaje estrenado más recientemente en La Cartelera el jueves 5 de mayo.

Dos son los personajes que vemos en acción, casi tres. El personaje del actor, quizá por su condición penosa y lastimera, y precisamente idealista es quien nos resulta más atractivo por conmovedor y desesperante. Vemos al actor que ha idealizado la actividad de la interpretación de personajes al punto de dedicarse a ésta en cuerpo y alma al extremo de la propia existencia: morir haciendo para lo que se ha vivido.

alegoria1Con sentido práctico y realista, el asistente, el vestidor, en un soliloquio que comparte con el público, rompiendo la cuarta pared, apunta que el actor, a quien asiste, su Quijote, ya debería haberse retirado por la razón de mayor peso: el paso de la vida, aunque su sostenimiento dependa más de favores y posibles mecenazgos. Pues a cambio de sublimaciones escénicas que han redundado en torrentes de emociones y conmociones, no ha obtenido otra cosa que la satisfacción del aplauso, a veces la compañía femenina… y el reclamo de más entrega interpretativa. 

El idealismo de este personaje no ha carecido del debido molino a vencer: la guerra no hostiga tan solo con municiones de todo calibre desde direcciones varias aportando la inseguridad física y recluyendo a los espectadores en puntos de salvaguarda, sino que ha privado a las puestas en escena de jóvenes intérpretes para los respectivos personajes. Los momentos fuera del foro el personaje pretende invertirlos en la escritura produciendo tan solo cúmulos de pliegos hechos bola, pues no logra plasmar el texto, no logra capturar la trama, desoyendo la recomendación de la experiencia: solo excepcionalmente se produce la obra sin previamente hacer obras. El asistente excede su condición de vestidor, auxiliando al actor con la aplicación y retiro de maquillaje, labor correspondiente al verdadero actor; crecientemente lo apoya como apuntador no obstante las centenas de representaciones cumplidas, pues se ha llegado a la afectación de la retentiva y la confusión del repertorio. Más recuerda el intérprete la interpretación del personaje que al personaje. ¿Cuánto idealismo cumple quien asiste y sostiene a un idealista? Para este Alonso Quijano, al que permite Ronald Harwood remontarnos, ¿qué constituye su entorno y ámbito de equivalencia caballeresca? ¿Qué reafirma en el idealismo a este personaje actor británico para tirar por la vida? Él mismo lo declara y lo declama: la poesía y la poética del más grande poeta: William Shakespeare.

alegoria2Hacia el final de la representación observamos un entreveramiento de idealismo, de idealista e idealizado; el Rey Lear como una alegoría de la vida del intérprete. Más ampliamente vemos al ser humano, cualquiera que haya sido su ocupación y desempeño, que ha invertido una vida, que hizo de su existencia el volcamiento en una vocación sin más recompensa que la rememoración. A la manera del resumen existencial que nos ofrece el autor nayarita Amado Nervo en su poema “En paz”.
alegoria3Por toda esta ecléctica riqueza, a partir de su atinada proyección escénica mucho vale la puesta en escena que nos ofrece La Cartelera. Sin embargo cabe cuestionar con carácter quizá anecdótico, y hasta ocioso ¿qué caso tiene conservar el título en inglés, máxime sin el artículo: “The dresser”. El sustantivo hoy en México fácilmente lleva a la confusión con un apellido, y así tal encabezado no dice nada. Si conoce uno la lengua del Bardo, a la vista de la trama, posiblemente caerá en la traducción. Claro que con el léxico castellano al uso vigente y prevalente entre nosotros ‘vestidor’ es un especio o lugar para vestirse, y no la persona dedicada a vestir a otra. En resumen, el título de la obra no corre con fortuna para llamar la atención o la curiosidad. Quizá un epígrafe le ayudaría a este propósito. “Hoy Shakespeare, Shakespeare hoy”, “El Molière imaginario” y “Molière y Magdalena” son títulos muy informativos. No es extraño ni sorprende que el personaje que lleva el título de la obra no sea el protagónico, como ha sido, por ejemplo, el caso con “El diputado”, de Edeberto Galindo, presentada por la compañía Avatares con dirección de Uriel Bravo. El drama es del secuestrador que no sabe secuestrar, consecuentemente ignora la manera de hacerse de un rescate a cambio de la liberación del diputado. En el caso del “Dresser” de La Cartelera tampoco vemos al personaje que lleva el título de la obra como el protagónico. El personaje que conmueve y emociona, y así asume carácter protagónico, es el del actor decadente. 

Con un acento tan ceceante como el de Hèctor Dugo no viene al caso conservar un nombre sajón para el vestidor: Norman. En México el ceceo es tan hispano como Paco, Manolo o últimamente Jordi. A este vestidor no le pasa nada con semejantes nombres, y dejaría de distraer con un contrasentido innecesario. Tanto como el volumen estertóreo lanzado en un espacio tan reducido que difícilmente da entrada a una quincena de espectadores. Hay estallidos tronantes que molestan, más cuando no corresponden a un momento climático que cambio el curso de la trama. Fácilmente remite al poeta León Felipe “Pero ¿por qué habla tan alto el español?”. Si el vestidor se presentara más como platicador que como personaje quizá alcanzaría la suficiente verosimilitud para, paradójicamente, no ver a Dugo como personaje. Tampoco le alcanza el registro para dar tres voces-y-personalidades femeninas ¡y una tras otra! Dos, casi, quizá con más funciones, pero una tercera siendo la más amorosa hasta llevar a la convulsión romántica al personaje actor, termina perjudicando los dos primeros logros al obviar la simulación dejándola en imitación ridiculizante. Verdaderas expresiones femeninas ofrecidas ‘en off’ evitarían la malobra de un detalle que pone en riego la seriedad de un montaje. Como asistente y apoyador del personaje actor el vestidor sale adelante. Hèctor Dugo como narrador de la trama entre esos dos personajes más o menos no alcanza la suficiente diferenciación. Algo tendrá que ver la ausencia de acreditación para la dirección escénica.

 {gallery}galerias/espectador120516{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Violencia escénica por y contra ellas

Violencia escénica por y contra ellas
La sociopatía de la violencia con la mujer como víctima, principalmente, pero también como victimaria, ocupa destacadamente el escenario queretano, el teatral, aunque el femenicidio y el rapto tan extendido, según dan cuenta denuncias y noticias, haga un entreveramiento de escenarios,

El futuro Cómico con presente prometedor

El futuro Cómico con presente prometedor
No me gusta el teatro actuado por niños, así respondí a una invitación para presenciar “Los niños de Morelia”. Como finalmente la aproveché para no perder la función de cierre de temporada el jueves 6, además felizmente no llovió, empecé mi correspondiente nota con estas refl

Ajusticiamiento farsico

Ajusticiamiento farsico
Un gatillazo a la nostalgia y una demostración de repertorio por parte de Arteatral, Compañía Universataria de Teatro, con la reposición de El cántaro roto, de Heinrich von Kleist, en la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, con la dirección de Manuel Puente. Recordaba q

Exordio luminoso

Exordio  luminoso
Teniendo a “Los constituyentes” como referente inmediato de teatro histórico, al conocer el jueves 20 de abril “Derrota luminosa”, de Estela Leñero, se remarca de manera sobresaliente cuánto la creación multimedia apoya y refuerza la trama, aligerando y haciendo más digerible

Carcajada funeraria

Carcajada funeraria
«Cementerio de gran extensión en que abundan los monumentos fúnebres», es la definición consignada por la Academia de la Lengua para el sustantivo necrópolis. Si bien en el territorio mexicano no hay día sin desaparecidos-asesinados u homicidios a secas, que atinadamente respaldan e

MAS QUE VER

Sony adquiere los derechos de “Fire and Ice”

Sony ha adquirido los derechos de la adaptación de la película de animación de 1983,

21-12-2014
Leer más
Presentan el primer avance de “The Final Girl”

Dan a conocer el primer avance en forma de clip de “The Final Girl”, tercera película

17-03-2015
Leer más
El labial rojo a traves del tiempo

Las mujeres han recorrido un largo camino en su búsqueda del tono carmesí perfecto. En e

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?