Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/cdb7170ccea91b28660810fcf9a05553.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

La fatal saga Bolena

Miércoles, 18 de Noviembre de 2015 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/cdb7170ccea91b28660810fcf9a05553.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

La fatal saga Bolena

saga11El intríngulis cortesano mantendrá por siempre supremacía sobre cualquier ficción, pero no dejará igualmente de alimentarla. Entre los periodos reales que han gozado de la predilección de los autores, sin duda el signado por Enrique VIII de Inglaterra lleva mano. En él se ha sumergido ahora Allan Mena para crear el texto que tituló “Ana, la gran puta”, estrenándolo en la segunda temporada 2015 de Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro. Con tal nombre femenino y rápidamente instalados en un contexto real, entiéndese que la trama pondrá en el centro de la atención a Ana Bolena, la segunda de las seis esposas del monarca inglés, después de ‘divorciarse’ de la princesa católica española Catalina de Aragón, en busca de descendencia, y sobre todo de iniciar una dinastía. Sin embargo el drama no lo centraliza Ana, sino la familia Bolena, especialmente el autártico y ambicioso padre, quien persigue el escalamiento social, el emparentamiento real mediante los convenientes enlaces matrimoniales de sus hijas. Aquí entraría como valor dramático de la obra el cuestionamiento ético del proceder paterno: la administración o disposición de las propias hijas como incubadoras, una transacción con vientres humanos. La repudiabilidad de sus dueñas si no gestan un varón, reafirma la estimación en razón de su funcionabilidad biológica. Temáticamente no queda rescatable nada más. Cabría la contextualización de la época: las alianzas se hacían con sangre, y las pacíficas, con la de la nobleza, anudando cortes y familias. 

saga22Aparte cabría apreciar las cualidades teatrales, escénicas y de actuación, de la puesta en escena que también firma Allan Mena. Al margen del personaje que funciona atinadamente como reclame por su solemnidad y belleza, desplazándose en el ‘área de espera’ de El Jacalón, ya en función sabremos que se trata de la reina Catalina de Aragón, el montaje fuerza a fijar la atención en el escenario desde el instante cero. Un personaje femenino yace sollozante en primer plano, se incorpora muy lentamente, casi ida o enajenada, una congoja la avasalla. El peso de la caída de la tela de su falda, la blusa pegada al cuerpo, transparente, calada con temas florales, el tocado cual anchísima diadema, adornado con aplicaciones blancas en las orillas, sugieren jerarquía en el personaje, máxime con el prevalente tono negro, en general para el vestuario de todos los personajes. La reina y Ana subrayan su rango con collares de medianas cuentas blancas rodeando sus cuellos con pendientes al centro que las singularizan. Se ha provocado la sensación de que no hay más iluminación que la de las cinco o seis velas. Inicialmente se pensaría en un momento funerario. Metafóricamente el pensamiento no es errado del todo. Al apagarlas una a una, Tomás Bolena va significando la pérdida de los hijos que podrían haber ennoblecido a la familia con su desempeño guerrero. Lady Elizabeth Howard, la madre, reclama y reprocha dolorosamente el empecinamiento hacia la corte. Lord Bolena no tan solo minimiza sus quejas y desoye sus discrepancias, sino que ahora está resuelto a valerse de las hijas para satisfacer su ambición. Su contrahechura física metaforiza su decadencia emocional e intelectual. Una y otra vez topa con la adversidad del destino: sus dos hijas sólo paren niñas y son repudiadas; el único varón vivo tiene acreditada la cohabitación con jovenzuelos, sin tocar a la propia mujer, la malasangre de Jane Rochford. 

Visualmente se dispara la marcada discordancia física que vemos entre las dos ‘hermanas’. Muy dudoso que sea para favorecer a quien lleva el personaje del título. Igualmente que el rey inglés haya asaltado a Ana, cuando contrajo nupcias con ella no obstante su matrimonio con Catalina de Aragón, hasta llegar al sisma con la iglesia del Vaticano, y encabezar la propia, la anglicana.
Jane Rochford tiene la fortuna de cobrar vida en la interpretación de Martha Salazar que la hace detestable con ese gusto por estar chingando de a gratis, no sin cierta socarrona comicidad. Si no fuera por la actriz al personaje difícilmente se le echaría de menos. La trama funcionaría sin su participación.

saga33No resulta sencillo aceptar la reputación asignada a Ana mediante el título de la obra, cuando en la trama la vemos primeramente utilizada sin su anuencia o definitivamente contra su voluntad, y ya en ese aprovechamiento que se hace de ella, ve por propio al punto de buscar su salvación cuando las circunstancias a las que ha sido llevada le son adversas, colindantes con la fatalidad. Así, se advierte cierta intencionalidad sensacionalista con la procacidad y morbosidad del epíteto.
La gestualidad corporal dada a los personajes femeninos, aunque se advierte no natural, sí los dota de la necesaria majestad, no equiparable en los personajes masculinos. La apariencia robusta de Enrique VIII, tan difundida con las pinturas de época que lo representan, ya podríamos tomarla por icónica. Entonces resulta muy difícil verlo recreado en la presencia de Víctor Lagunes. A partir de esta discrepancia no deja de lucir impostado. La sonoridad de la voz del actor y la construcción de los parlamentos bastarían para darle el necesario imperio al personaje, sin las afectaciones que le restan verosimilitud.

La fatalidad Bolena no tiene asidero en su precipitación abismal: tras la procreación fraternal que culmina en el alumbramiento de un varón muerto, viene la decapitación de la frustrada madre por infidelidad conyugal.

Imposible que los historiadores no aparezcan como novelistas. Lo anterior tan solo a partir del lapso biográfico del que se ocupa Mena con “Ana, la gran puta”.

{gallery}galerias/espectador191115{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Toros y embestidas

Toros y embestidas
Escanseaba su copa coñaquera con brandy español, uno cuya botella venía en una redecilla amarilla, incluso la descansaba en una sencilla estructura donde encendía una mecha cuyo combustible era el alcohol de farmacia. Introducía un palillo para mondar dientes por el extremo redondo de

Curveados

Curveados
Muy grata la primera función de teatro que he presenciado en 2015: Curva peligrosa, de Edeberto Galindo, por parte del novel grupo Artes Parlantes, en el auditorio del Museo de la Ciudad de Querétaro el domingo 25 de enero. En abril de 2011 Manuel Puente Villa, con ene montajes muy acert

Fijaciones creativas

Fijaciones creativas
Con “Cuarteto de pasiones” empecé a conocer la manifestación que con mayor certitud ahora puedo señalar como fijaciones temáticas, estéticas y creativas en el despliegue artístico de Javier Velázquez Jiménez. Una década atrás ya aparecía en la dramaturgia del susodicho la en

El trazo del principio

El trazo del principio
¿Se suicidó?, ¿apuntó mal? Ahí, Marce, ahí córtala. No metió ahí el final. La tuvo y la dejó pasar: la vuelta de tuerca que hubiera amarrado tan bien con el inicio, y relegado a la irrelevancia tanto lugar común de “Eternamente”, en el ‘Esperanza Cabrera’, el viernes 11

Encuentros sin culpable

Encuentros sin culpable
Más diversa, muy difícil de empatar la cartelera teatral reciente de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, ahora por parte de los grupos Galatsia e Imaginartes, fieles a sus definiciones: el humor mediante la ironía crítica de la contemporaneidad, el primero. El segundo

Síganlos los buenos

Síganlos los buenos
Para el jueves 7 de febrero Lupita Pizano me obsequió y apartó el lugar E-10 en el patio de sillas del Mesón de los Cómicos de la Legua para presenciar “El dragón”, de Yevgeny Schwartz, con la codirección de Pizano y Víctor E. Sasia Farías. A la postre resultó quizá el sitio

MAS QUE VER

Metal más ligero que el agua, revolucionará la industria naval

Un grupo de investigadores en colaboración con el ejército de los Estados Unidos, han cr

Leer más
“El hombre maligno” estará a cargo de Brad Peyton

Hace justo dos años que se anunció que 20th Century Fox había adquirido los derechos ci

14-06-2016
Leer más
Tom Cruise el mejor heroe de Hollywood

Mientras la recomendación de boca a boca está llevando a la nueva película de Tom Cruis

24-06-2014
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?