¿Por qué decimos groserías?

Domingo, 15 de Mayo de 2016 18:00 administrador ECLÉCTICA - Artículo
Imprimir PDF

 ¿Por qué decimos groserías?

Decía George Washington… “Laestúpida y retorcida forma de maldecir y profanar es un vicio tan dañino y rastrero que cualquier persona en sus plenas facultades lo detesta y lo menosprecia.”

Por su parte, Mel Brooks, guionista y actor de comedia estadounidense, argumentaba que… “se me ha acusado de ser vulgar. Me importa una mierda.”

Así es, ya seas una persona que está completamente en contra de las groserías y la blasfemia, como es el caso de George Washington, o una persona a la que se le llena la boca de maldiciones sin disculparse, como Mel Brooks, no podrás negar que las groserías son una parte importante de la comunicación humana; sobre todo si eres mexicano. Dejemos nuestros prejuicios a un lado y echemos un ojo a este tema desde un punto de vista más serio.

Para comenzar, habría que empezar por preguntarnos… ¿qué hace que una palabra se convierta en una grosería?

Pues bien, para que una palabra sea considerada “grosería” tiene que tener potencial para ofender, es decir, para cruzar la fina línea que lleva a un territorio digno de ser censurado. Como regla general, las maldiciones, palabrotas o groserías, se pueden relacionar directamente con temáticas tabú. Esto tiene mucho sentido.Si los temas son tabú, las palabras relacionadas con esos temas tampoco deberían ser pronunciadas. Algunos lo son en casi todas las partes del mundo. Temas como la muerte, las enfermedades, el excremento, ya sabes, cosas desagradables y/o asquerosas. Así pues, el sexo pertenece también a este grupo de temas prohibidos, como bien ejemplifican el “fuck” en inglés, el “fanculo!” en italiano y el “jódete” enespañol.

Pero los temas preferidos para insultar tienen diferentes enfoques dependiendo de la cultura. Los alemanes, por ejemplo, no se preocupan tanto de la temática vinculada con el sexo y el nudismo, así que no usan demasiadas palabrotas relacionadas con temas sexuales. Estas palabras se dicen tan raramente que todavía tienen el poder de hacer que la gente sienta vergüenza al escucharlas.Como consecuencia, el verbo “ficken” suena en alemán mucho más fuerte que su equivalente en inglés, “fuck”, al cual están mucho más acostumbrados. Las palabras malsonantes en alemán se reducen a cosas relacionadas con lo escatológico: “Kacke!” (“mierda”), “Mist!” (estiércol) y la más famosa a nivel internacional “Scheiße!” (“mierda”), que se usa tan a menudo que ya es casi inofensiva.

Sin embargo, el tema al que la palabrota pertenece no lo es todo.El contexto también juega un papel importante. El sexo puede serun tema tabú, pero no lo es en la consulta del ginecólogo. Y si, por ejemplo, empiezas a insultar a alguien con términos médicos, tu víctima estará confundida y no sabrá cómo reaccionar. Por ejemplo… “¿a caso me acabas de llamar órganos reproductores masculinos?” Con los amigos puede que sueltes alguna palabra altisonante y eso pudiera quedaren broma, pero, no sería igual si esa misma palabra lausaras en una entrevista de trabajo… ¿o sí?

Por otro lado, todo lo relacionado con lo religioso o sagrado forma una nueva categoría de insultos: la blasfemia. Por ejemplo, “Dios”, “infierno” y “Jesús” son inofensivas en el contexto de un sermón religioso, pero pueden ser palabras muy groseras si se gritan con enfado. En México, España e Italia no se abusa demasiado de este tipo de palabrotas ya que son países tradicionalmente muy religiosos; pero se hace: “¡vete al infierno!” es un buen ejemplo.

Asimismo, al Igual que los antibióticos, decir demasiadas groserías puede hacer que éstas queden sin efectos. En muchas series americanas, maldicen sin parar con frases como “Whattafuq?” o la famosa escena de The Wire, misma que sirvió como ejemplo a los que criticaban las palabras altisonantes de la serie y en la que usan la palabra “fuck” más de una veintena de veces.

Estamos tan expuestos a estas expresiones que, puede que llegados a un punto, nos volvamos algo así como inmunes a ellas. Los tabús cambian y las palabrotas no son la excepción.

Sin embargo, algunos tabúes desaparecen, pero de la misma manera la sociedad crea algunos nuevos. Según se van superando los problemas relativos a la homosexualidad o a las diferentes razas, algunas palabras como “negro” o “joto”, más o menos fuertes, se van incluyendo en nuestro lenguaje de forma natural, cuando hace unos cuantos años se consideraban insultos.

Pero quizá debamos responder a lo siguiente… ¿por qué maldecimos?

Según Mark Twain, bajo determinadas circunstancias, la blasfemia proporciona un alivio que no consiguen ni las oraciones. Así pues, a continuación intentaremos dilucidar cuáles son las razones principales por las cuales decimos groserías o insultamos…

La Catarsis

Decir groserías es, casi siempre, una reacción emocional a algo. Cuando estamos frustrados, sorprendidos o enfadados, maldecir responde a una necesidad de liberar sentimientos. Varios experimentos han demostrado que profanar insultos aumenta la capacidad del cuerpo de soportar el dolor. Para probarlo, investigadores de la Universidad de Keele en el Reino Unido hicieron un experimento con voluntarios en el que sumergían sus manos en agua helada todo el tiempo que pudieran aguantar.

Cuando los participantes repetían una palabrota, eran capaces de aguantar la mano bajo el agua helada una media de 40 segundos más que cuando repetían una palabra cualquiera. Además, los participantes reportaron percibir menos dolor cuando maldecían.

Insultos, acoso y exclusión

Las groserías no son realmente necesarias a la hora de insultar, ya que un simple “eres feo” podría ser suficiente,sin embargo, las maldiciones aumentan la mala leche. También pueden funcionar como ira concentrada… ¿por qué explicarle a un vecino que le odias si lo puedes mandar a la “chingada” directamente?

Así pues, si insultas o dices palabrotas dirigidas a alguien que no te puede escuchar, como es el caso de los conductores en sus coches o al “piojo” Herrera por no hacer los cambios que tu quieres cuando ves un partido de la selección, entonces estarás liberando endorfinas, es decir, estás haciendo“catarsis”.

El sentimiento de pertenencia

Entre los amigos, maldecir tiene una importancia y una funcionalidad social muy importante: compartir palabras del argot o romper con algunos de los tabús sociales une a la gente. Los insultos que se comparten entre grupos de amigos no son acosadores ni van con mala intención. Llamarse “wey” o “cabrón” entre “cuates”, es más bien un símbolo de pertenencia a un grupo.

Estilo y énfasis

Cualquier comediante o “standopero” te confirmaría que las palabrotas tienen un gran poder para llamar la atención, y sí, algunos se basan en ellas para hacer sus rutinas. Muchas veces, decir alguna que otra grosería hace de algo gracioso, algo muy cómico. Soltar una maldición cuando en circunstancias normales se usaría un simple adjetivo, insulso provoca risas nerviosas y emociones en lo que, de otra manera, podría tratarse de frases neutrales.

Pero… ¿por qué alguien que dice groserías llama tanto nuestra atención

Para nuestro cerebro, las palabras obscenas ni siquiera son palabras, es decir, son meros coágulos de emoción. De hecho no están almacenadas donde se halla el resto del lenguaje, sino que se encuentran en otra parte del cerebro completamente distinta. El lenguaje formal se encuentra en las áreas de Broca y de Wernicke del cerebro. Las palabrotas, sin embargo, están almacenadas en el sistema límbico, un complejo sistema de redes neurológicas que controla y dirige nuestras emociones.

Es por ello que el paciente que sufrió afasia severa (daño en las capacidades lingüísticas tras un derrame cerebral), puede seguir pronunciando las palabras “bueno”, “sale”, “sí”, “no”, “chinga’o’” y “mierda”, a pesar de haber perdido la facultad de hablar. Incluso es capaz de pronunciar estas palabras en el contexto apropiado, pero cuando los investigadores le piden que lea un texto, él será incapaz.

Esta novedad sobre el comportamiento neurológico ayuda a explicar por qué todos los esfuerzos a erradicar los insultos a través de la historia han sido fallidos. Prohibir palabras que en realidad están conectadas a las emociones es tan imposible como intentar prohibir las emociones en sí.

Sin embargo, esto no quiere decir que sean apropiadas en cualquier contexto, como se hace cada vez más común. Enriquecer el lenguaje y el adecuado control de las emociones, sin duda contribuirá a conducirnos de manera adecuada ante la sociedad.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ARTICULOS"

Las posibles causas de la Disfuncion Erectil

Las posibles causas de la Disfuncion Erectil
La disfunción eréctil es una de las principales problemáticas de la sexualidad masculina. Históricamente los hombres han sufrido este problema y más allá del tabú social, es más común de lo que creemos. Si bien es cierto que es un problema que viene fundamentalmente con la edad, c

Umoja: la aldea donde están prohibidos los hombres

Umoja: la aldea donde están prohibidos los hombres
  Hace más de dos décadas, en Kenia un grupo de mujeres víctima de violaciones de soldados británicos fundó una aldea solo para mujeres donde los hombres, fuentes para ellas de tantos males, no son bienvenidos, y, gracias a su ingenio y perseverancia están prosperando.Lo que come

¿Quien es mas inteligente el hombre o la mujer?

 ¿Quien es mas inteligente el hombre o la mujer?
El eterno planteamiento respecto a quién es más inteligente, si las mujeres o los hombres, se ha convertido en un dilema social al que todos pretenden ofrecer un veredicto de acuerdo al género al que se pertenezca.Así pues, un hecho universalmente conocido, es la innegable realidad de

Las Monarquías Absolutas que aún rigen en el mundo

Las Monarquías Absolutas que aún rigen en el mundo
  Lejos quedaron los tiempos en que los reyes realmente reinaban. En la actualidad, las familias reales del mundo son tema común en las revistas de moda y del corazón y puede que tengan alguna influencia sobre la última moda de invierno, pero no más.Así pues, el peso político de

Virus que dejan en “ridículo” al Ebola por su fatalidad

 Virus que dejan en “ridículo” al Ebola por su fatalidad
La actual epidemia del Ébola en el occidente africano, una vez más le ha recordado al mundo lo vulnerables que somos ante ciertas enfermedades que aún no logramos controlar. Especialmente en aquellos países más empobrecidos en cuanto a recursos humanos y materiales refiere.Sin embargo

¿Tienen alma los animales?

 ¿Tienen alma los animales?
Los animales son los compañeros de los humanos en la tierra. Desde el comienzo de la vida y desde la aparición del ser humano como tal, los animales han estado allí, haciendo que la existencia humana no sea tan solitaria.El alma, conocida como la energía vital, espíritu, forma espectr

MAS QUE VER

Plum Island sale a la venta

  Sacan a subasta la tristemente célebre isla de Plum Island, en la que estaba instal

Leer más
“Allo”: la aplicación que pretende desbancar a WhastsApp

Google ha lanzado Allo, su última aplicación de chat, y con ella Google Assistant, un ch

Leer más
El sol se comporta de manera inusual

En pleno periodo de máximo solar, el Sol está demasiado tranquilo. Hace unas semanas, nu

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?