La ciudad de las estrellas. La LaLand… "La cotización de la nostalgia"

Miércoles, 25 de Enero de 2017 18:00 administrador COOL - De Películas
Imprimir PDF

La ciudad de las estrellas. La LaLand…

Una ciudad que se llame de las estrellas no puede ser otra que Hollywood, por supuesto, si estamos hablando de una película estadounidense. El título de La LaLand me gusta más. Tiene un toque entre naif y pop que casa bien con otras cosas. Con, por ejemplo, el musical de Jacques Demy, al que el filme de DamienChazelle –muy, muy superior en todos los sentidos al alabado Whiplash (2014), cuya teoría de que el arte solo se consigue con el sufrimiento físico resultaba estúpida– rinde tributo en la secuencia de apertura, una coreografía-remedo de otra parecida de Las señoritas de Rochefort, el baile en la autopista, solo que –los tiempos mandan– filmada en plano secuencia.

Hay más referencias, ya que estamos hablando de una película musical neoclásica aunque Chazelle quiera ser un posmoderno. Por ejemplo, la imagen inicial en blanco y negro que muestra el logo de Cinemascope cortado, se ensancha hasta obtener toda su dimensión panorámica y adquiere color: es un guiño tanto a Frank Tashlin –quien ya hizo algo parecido antes que Xavier Dolan en Mommy– como a los experimentos de metalenguaje de los cartoons de Tex Avery. Otro ejemplo, y este te llega o no en función de edades, culturas cinematográficas y correlaciones sentimentales: el juego referencial con el Planetarium de Rebelde sin causa, una de las películas (de Nicholas Ray) que mejor empleo hicieron del formato Scope.

No todo es agradable, certero, defendible o logrado. No es La La Land, la tierra angelina, perdón, La ciudad de las estrellas, una película redonda, conseguida, influyente, determinante. Su aroma resulta demasiado dulzón, almibarado, y algunas secuencias son demasiado prefabricadas. Emma Stone me gusta, y creo sinceramente que confiere a su papel de aspirante a estrella ese punto de verdad que otras “estrellas” actuales no hubieran logrado, pero RyanGosling, aún gustándome, hace lo que hace siempre, y eso (siempre) me provoca una cierta distancia: puede estar levitando en alas de la danza como en una escena de este filme, conduciendo con gesto adusto el coche de Drive, sus papeles en las películas de Derek Cianfrance o lo que hará en el próximo Malick, que más da, Gosling siempre pone la misma cara.

La nostalgia puede ser buena o mala consejera, pero aquí la rememoración permanente del pasado ni se explica bien ni cala hondo. La nostalgia por el viejo cine (de nuevo Rebelde sin causa, si es que Ray representa un cine viejo, algo que va en contra de todo lógica evolutiva) o por el viejo jazz. En este sentido, el personaje de Stone gana al de Gosling: ella quiere ser un nuevo astro en el firmamento cinematográfico y aprende de todo lo que ve, y él desea que todo el mundo vuelva a tocar como lo hacían Coltrane, Monk, Mingus y Davis. Nostalgia amable, melancolía incierta, que afecta por supuesto a las relaciones entre los personajes: lo que se pudo tener y finalmente se perdió mostrado sin acritud, sin arrebato melodramático.

La ciudad de las estrellas quiere jugar en otra liga, la del cine que agrada a casi todos los públicos. Escrito esto un día después de su entronización en los Globos de Oro, tan discutibles como los Oscar, los Goya o el palmarés de Cannes –¿o no?–, el filme de Chazelle parece que va a convertirse en el éxito del año. En eso ganará a otra propuesta de reinvención del musical clásico que nunca fue comprendida, Corazonada, la epopeya electrónica de Coppola, también rodada en macro-estudio, como debe serlo cualquier musical, el género del artificio –eso lo respeta bien Chazelle–, hace exactamente 35 años. El director de La ciudad de las estrellas no tiene un estudio, Zoetrope, que mantener. Así que gane, casi seguro, o pierda, difícil, se va a convertir en el último héroe de un género moribundo que volverá a estar en boca de todos, al menos durante unos cuantos años.

Lo bueno: la captura activa de una forma clásica de filmar (en el cine de Hollywood).

Lo malo: la nostalgia por esa misma forma que afecta al tono dulzón del drama romántico.

{youtube}LCwnGajB9n4{/youtube}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "DE PELICULAS"

“Mad Max: Furia en el Camino”: la mejor película de acción de la década

“Mad Max: Furia en el Camino”: la mejor película de acción de la década
Seamos sinceros, “Mad Max: Furia en el Camino” (“Mad Max: Fury Road”) tenía todos los ingredientes para ser otra película de acción contemporánea fallida, por algo fue retrasada 30 años. Mel Gibson, la estrella de la saga original, fue hoy reemplazado por Tom Hardy, sin embarg

“MonsterTrucks” - ¿Qué fue antes, el juguete o la película?

“MonsterTrucks” - ¿Qué fue antes, el juguete o la película?
Es evidente que el halo que rodea a “MonsterTrucks” es cualquier cosa antes que bueno. De hecho más que un halo es una soga siendo que sus perspectivas, en cualquier sentido posible o imaginable, también parecen ser cualquier cosa antes que buenas... aunque una vez vista tampoco se e

Tres décadas de historia del cine en México

Tres décadas de historia del cine en México
Durante el proceso revolucionario, un grupo de jóvenes intelectuales que había formado una organización llamada el Ateneo de la Juventud en sus inicios, después el Ateneo de México, trato de formar una identidad cultural a los mexicanos para darle unidad al país. Sin embargo, dadas

“Exodo: Dioses y Reyes”: un Moises de fe titubeante

“Exodo: Dioses y Reyes”: un Moises de fe titubeante
Muchos años atrás, Hollywood encontró una mina de oro en las producciones épicas que incluían a romanos o a personajes derivados de la tradición judeo-cristiana.De ahí, pues, se derivan importantes títulos como “Los Diez Mandamientos” (“The Ten Commandments”), de Cecil B. D

Lore. La otra cara de la Alemania Nazi

Lore. La otra cara de la Alemania Nazi
La Segunda Guerra Mundial, es sin duda un tema que ha inspirado a cineastas por generaciones y que muy probablemente lo siga haciendo en el futuro. Películas que tienden a ser desgarradoras, capaces de causarnos hasta un sentimiento de culpa y empatía de un evento que, en su mayoría, no

Los Juegos del Hambre: “Sin Ajo”

 Los Juegos del Hambre: “Sin Ajo”
Muy probablemente, “Los Juegos del Hambre” (“The Hunger Games”) es una de las franquicias que mejor se han adaptado a la pantalla grande. Primero con el planteamiento del mundo creado por Suzanne Collins, mismo que el director Gary Ross comandó y después con el buen manejo de rom

MAS QUE VER

Ajusticiamiento farsico

Un gatillazo a la nostalgia y una demostración de repertorio por parte de Arteatral, Comp

Leer más
Apuntes en contingencia

Encuarentenado doy cuenta del lapso dominical marciano del 8 al 15 cual reminiscencia que

Leer más
Confesiones de un “ex mason”

Serge Abad-Gallardo fue miembro de la masonería durante más de 25 años, llegó a ser ma

06-05-2015
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?